El indicador de sentimiento baja de 93,1 a 92,9 peor de lo esperado, que era 93,5.

El indicador de condiciones actuales baja de 107,2 a 107, que era lo esperado.

El indicador de expectativas baja de 84,1 a 83,8, cuando se esperaba 84.

Dato algo peor de lo esperado, por lo tanto baja presión sobre tipos, moderadamente malo para dólar y al revés para bolsas y bonos.