IPC preliminar interanual subyacente de febrero de la zona euro queda en un aumento del 0,7%, peor de lo esperado que era un incremento del 0,9% y bajando desde el 1% anterior.
 
El problema lo tenemos en la interanual general porque cae nada menos -0,2% desde el +0,3% anterior y mucho peor que el incremento del 0,1%, por lo que la presión para que el Banco Central Europeo actúe es mucho mayor, algo que puede ser celebrado por las bolsas.