Todavía no toca el +2% pero por muy poco.
 

El IPC de Alemania en su lectura preliminar del mes de enero nos deja un descenso de -0,6% cuando el mes anterior tuvo un incremento del 0,7%, un movimiento que es justo lo esperado.

Sin embargo, la interanual ya se estaba anunciando a bombo y platillo que podría estar en el 2%, metiendo más presión al BCE para que cambiase la política monetaria. Pues bien, tenemos un incremento que va del 1,7% al 1,9%, por lo que todavía no está en el 2%.

Además, en cifras armonizadas, la variación mensual pasa de un incremento del 1% a un descenso de -0,8%, peor de lo esperado que era un frenazo de -0,7%.

En la interanual armonizada, también pasamos de un crecimiento del 1,7% a uno del 1,9%, por debajo del 2% esperado.

Como vemos, la inflación sigue creciendo pero por lo menos en la preliminar no tenemos ese ansiado toque con el 2%.