IFO de Alemania de clima de negocios del mes de junio nos dejó una lectura de 108,7 desde el 107,8 anterior, mejor de lo esperado que era 107,5.

El índice de valoración actual sube a 114,5 desde 114,2, mejor de lo esperado que era bajar a 114.

El índice de expectativas sube a 103,1 desde 101,7, mejor de lo esperado que era bajar a 101,2.

Son buenos datos y que deberían gustar al mercado, pero tras la salida de Reino Unido de la Unión Europea, no valen absolutamente para nada y hay que esperar a los del mes siguiente.

Dice que no va a haber impacto en el corto plazo en la economía de Alemania y que no tienen necesidad de revisar su perspectiva de crecimiento para el país este año. Hablando con Reuters dice que las previsiones de 2017 sólo se pueden revisar unos meses después de que se hayan tomado decisiones políticas… pero claro, es precisamente esa incertidumbre la que puede parar toda inversión, así que el dato del mes que viene es el importante.