¿Ha abierto ya la bolsa? Estoy impaciente por comprar. ¿Se me nota? Empapado de artículos que he leído durante el fin de semana sobre la bondad de la bolsa frente a cualquier otro activo.

Es curioso: artículos que no entraban a analizar tanto los precios como el interés de los inversores, la escasa rentabilidad de activos alternativos y en general el buen momento del mercado. El dinero llama a dinero. Y yo aquí estoy dispuesto a poner el escaso dinero que me sobra (una familia numerosa tiene muchos gastos, especialmente cuando los padres no escatiman en todo aquello que sirva para mejorar la formación de los hijos....una inversión prioritaria) para aprovecharme del momento. Del momentum, mejor dicho. De hecho, este comportamiento me trae recuerdos que tenía olvidados. Y superados, por sus consecuencias posteriores negativas.  Incluso algún articulista ya habla de la expansión del crédito para empresas y familias (¿de dónde van a sacar resultados la banca si no hacen esto? El carry trade no da para mucho más....aunque sí lo da en mi opinión), de productos derivados que te  permiten maximizar la revalorización del mercado y anticipan una futura huida de depósitos en los próximos meses ante unas rentabilidades reales nulas o negativas. Naturalmente, el tema fiscal tampoco incentiva el ahorro a largo plazo con rentabilidades tan bajas. Mejor gastar, especialmente pensando ya en la Semana Santa y el verano. Tiempo para relajarse y no pensar en las preocupaciones. Claro que sí,  preocupaciones que ya han pasado y tenemos superadas. Y quien habla del sector privado podemos extenderlo al sector público. En Europa hay que pensar en fomentar fiscalmente el crecimiento. Es lo que piden los nuevos gobiernos de Francia e Italia. Pero, ¿cómo hacerlo sin aumentar el gasto público? O la inversión. Aunque esta última no se nota a corto plazo, cuando la clase política identifica la necesidad de dar resultados positivos a muy corto plazo que los ciudadanos perciban. ¿Y los ajustes? Para tiempos mejores...¿y las reformas? Claro, poco a poco. El Mundo ha cambiado, ¿no lo han notado?.

¿Falta mucho? Vaya, aún una hora. Tiempo suficiente para aclarar un poco más las ideas. ¿Y qué compro? ¿conservador o agresivo? ¿a corto plazo o a medio y largo? No, lo mejor es seguir primando el momentum. Y poner el dinero en mercados y activos que mejor comportamiento tengan en mercados alcistas. Obviamente, no me voy a convertir en un accionista de largo plazo. El largo plazo es demasiado largo. E incierto.  ¡Quién sabe lo que ocurrirá a largo plazo! Imaginen, por ejemplo, que dentro de unos meses el miedo a la deflación se supera y comienza a discutirse la posibilidad de inflación en algunos países. ¿Lo ven complicado? Miren el ejemplo de Brasil con tipos del 11 %. Por otro lado, ¿no los ven interesantes como una inversión alternativa? ¿qué le han bajado el rating a su deuda? Bueno, no está tan lejos de la deuda de muchos países europeos que ahora se ven premiados por el interés de los inversores. Recuerden la situación dos años atrás. De hecho, apenas un año y medio atrás. El pánico vendedor, con los mismos inversores que en aquel momento salían sin pensar ahora tampoco lo piensan mucho a la hora de comprar. Como yo mismo: sigo simplemente al resto del mercado, en un movimiento tendencial que en condiciones normales me inquietaría pero que ahora, con los bancos centrales apoyándome, no me resulta problemático. The trend is your friend...¿ven cómo todo ya está inventado? Además, aún resta un mes para que se cumpla la otra máxima del mercado de  liquidar posiciones en mayo. Como ven, todo está a favor de comprar.

Algo más de tres cuartos  de hora aún. Nada, un rato apenas. Y tendré una rentabilidad de la inversión mínima del 3 o 4 % en el resto del año. Es lo que me han dicho. Quizás un poco más...¿se acuerdan del comportamiento de la parte final del año pasado? El dinero te quema las manos de sólo pensarlo. Más del 30 % el año pasado; más del 7 % en los primeros tres meses y una semana. A este ritmo, incluso nos vamos a los dos dígitos de subida ya en la primera mitad del año. ¿Quién piensa en que las perspectivas de resultados empresariales  de este año no superan los dos dígitos? También, que en estos dos ejercicios la economía española mantendrá un crecimiento promedio casi nulo en términos nominales. Pero, como decía Greenspan: "las bolsas (USA) suben en promedio un 7 %"; si un año no lo hace, lo acumulan para los siguientes. ¡Quién puede no dejarse llevar por semejante argumento? Y el mercado español es un beta>1. Además, la bonanza financiera se trasladará más tarde o más temprano a la economía real. El contagio positivo al que se refería Draghi un año atrás: más crédito (más deuda), más gasto e inversión (más empleo) y al final acabaremos por superar de verdad la Gran Recesión. ¡Cómo quedarse al margen de todos estos argumentos tan positivos! ¿realismo? Pero eso es un pesimismo no reconocido. Lo dicho: hay que olvidarse de la prudencia y asumir riesgo. ¿No lo ven así?.

He decidido al final esperar. Una llamada de mi padre me ha convencido. Y con un argumento convincente: nadie da duros a pesetas. También que con el tiempo siempre vuelve la racionalidad. Y es que todo va muy rápido en los mercados financieros. Tanto que no puedes pensar. Ni gestionar bien el riesgo. Viendo lo que pasó el viernes en la bolsa USA, con un movimiento del 1.5 % entre alto y bajo...quizás lo mejor es esperar. ¿Y el coste de oportunidad? Es cierto, si sigue al alza. Mientras, estaré atento. El año es largo.

Las principales referencias para los mercados durante la semana son:

*       USA
      Hoy crédito al consumo. El miércoles los inventarios empresariales. Y las Actas del último FOMC. El jueves tendremos el desempleo semanal, precios de importación y presupuesto. El viernes conoceremos los datos de precios industriales y la encuesta de consumo de Michigan.

*       Zona Euro
      Reuniones de Primavera del FMI y BM. Y muchos seminarios y reuniones para anticipar el futuro. Hoy lunes conoceremos la producción industrial de febrero en España y Alemania. Y el Sentix del área. El martes tendremos los datos de sentimiento del Banco de Francia. En Francia también la balanza comercial y el saldo de las cuentas públicas. El miércoles tendremos la balanza comercial e insolvencias en Alemania. Y la producción industrial en Grecia. El jueves varias referencias: producción industrial, inflación  en Francia; producción industrial en Italia. Y el Boletín mensual del ECB. El viernes conoceremos la inflación alemana, balanza corriente en Francia, inflación en España

*       Japón
      Hoy hemos tenido el indicador de indicadores y encuesta de confianza de febrero. Mañana conoceremos la balanza corriente. El jueves tendremos los pedidos de maquinaria. Y la liquidez el viernes

José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España