NO HA PASADO NADA.....así me ha recibido un compañero tras una semana fuera de la oficina. ¿No ha pasado nada? ¿seguro? Naturalmente, mi colega se refería a los mercados. Crudo estabilizado, bolsas con comportamiento lateral, divisas relativamente estables....volatilidades a la baja. Sí, a efecto de los mercados financieros ha sido una semana insulsa. Pero, fuera de la burbuja que significa trabajar con los mercados, sí están ocurriendo cosas.

Y con la última sentencia anterior no me refiero a los terribles atentados en Bélgica. Me preguntaba un periodista sobre su coste económico, en términos de desconfianza y daños. Asumible le respondía yo. Otra cosa son las pérdidas humanas y la sensación, lamentablemente ya percibida en el pasado, de que los riesgos geopolíticos se han  convertido en riesgos sociales y políticos. Pero, los fríos mercados financieros, se quedan sólo con los costes económicos. Su repercusión por tanto ha sido ínfima.

¿Más cosas? Ya les voy anticipando que sin el factor deflacionista derivado de la continua caída de los precios de crudo más tarde o más temprano volveremos a hablar del riesgo de nuevas subidas de tipos en USA. Y durante la semana pasada varios miembros de la Fed ya comenzaron a deshojar la margarita sobre las reuniones de abril y junio...¿por qué no? Al final, depende de los datos macro. Y por el momento los del Q1 han sido muy positivos, como conoceremos en los próximos días. Entonces, con unos mercados internacionales relativamente estables...¿por qué no retomar la normalización de tipos? Quizás, en mi opinión, porque nos enfrentamos a una calma tensa. Calma de corto plazo. Veremos.

¿Qué más debemos considerar? En China sus autoridades siguen repitiendo que el crecimiento del 6.5 % este año parece factible. Y sin la presión sobre el mercado que supone un USD al alza (por el momento), también el riesgo de inestabilidad desde la principal potencia asiática se reduce. Pero no desaparece. Como en el caso del crudo, hay factores estructurales que precisan ajuste. Y como en el caso del crudo, la calma puede ser engañosa. No consideren esto que les digo como algo negativo. Pero, es obvio, hay habrá periodos de tensión a los que enfrentarnos. Sí, los superaremos. Pero no será fácil.

Por ejemplo, el caso recurrente de Grecia en la zona EUR. Y es que volvemos a un callejón sin aparente salida en la negociación entre las autoridades griegas y los acreedores internacionales centrado en la Reforma del Sistema de Pensiones. Para el Gobierno que pierde popularidad, es el FMI el que tiene la culpa de la falta de avances. Para el FMI que oficialmente no participa en la asistencia financiera, sin nuevos ajustes estructurales será un nuevo (y son varios ya) rescate fallido. Para el resto de los acreedores europeos, con la Crisis de refugiados, no es el momento de entrar en nuevos conatos de inestabilidad. Como ven, viejos problemas no resueltos que renacen. Y esto es muy importante al considerar la existencia de problemas estructurales que se enfrentan con medidas coyunturales. O que simplemente se pretenden obviar. El paso del tiempo no los soluciona.

¿Brexit? Veremos.

Pero, al menos, siempre nos quedarán los bancos centrales. Aunque no todos, como he comentado antes. Y los que en este momento se emplean a fondo para reducir la inestabilidad financiera no lo hacen libres de debate. En el caso del ECB, ya escuchamos de nuevo a Weidmann que advierte sobre el exceso de las medidas expansivas y su coste a medio y largo plazo. El BOJ no dice nada, por el momento.

De nuevo, ¿seguro que no pasa nada? Quizás mi compañero se haya visto influenciado por la falta de novedades en el terreno político en España. Aunque esto también puede estar sujeto a error: puede ser erróneo extrapolar la relativa calma política para el futuro. El futuro próximo, naturalmente. Con todo, si finalmente la inestabilidad sirve para alcanzar acuerdos de gobierno bienvenida sea. Si finalmente clarifica el escenario con vistas a unas próximas elecciones, también puede ser una inestabilidad positiva. Lo dicho, ya veremos.

Las principales referencias para la semana son:

*       USA
      Comenzamos hoy con la publicación de los ingresos/gastos personales. Prestemos especial atención al deflactor del consumo privado. También conoceremos las ventas de viviendas pendientes de formalización. El martes tendremos la confianza de consumo. El jueves conoceremos el PMI de Chicago y las peticiones semanales de subsidio de desempleo. Por último, el viernes se publican los datos de empleo de marzo, la encuesta de consumo de Michigan, el ISM manufacturero y los gastos de construcción

*       Zona Euro
      Mañana tendremos los datos de presupuesto de España. A nivel conjunto se publica la M3 y evolución del crédito. El miércoles tendremos la publicación de los indicadores de sentimiento de la Comisión Europea y los datos de precios de consumo en Alemania. El jueves tendremos muchas referencias: ventas al por menor en Alemania, precios de consumo de la zona. En España se publicarán las ventas al por menor y la balanza corriente. El viernes tendremos el PMI de la zona EUR y el desempleo en Italia

*       Japón
      Gasto de los hogares el martes, conjuntamente con los datos de desempleo y ventas al por menor. El miércoles tendremos la producción industrial. Y el jueves conoceremos el dato de viviendas iniciadas. Por último, el viernes tendremos el Tankan del Q1


José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España