¿Recuerdan lo orgulloso que estaba hace una semana por la victoria del equipo de fútbol de mi hijo? Ha durado poco. El sábado fueron nueve a uno. Pero, ¡qué uno!. Algo para recordar. Aunque, como ya les dije, el heroico portero de nuestro equipo hizo lo que pudo. Y su padre, con ronquera de tanto apoyarle. Gran tipo ese hombre.


Con todo, no les voy a contar mis desgracias. Pero es un buen ejemplo de lo efímero que puede llegar el efecto de las buenas noticias, si no hay un fundamento detrás que las haga sostenibles. En la nota anterior les ponía como ejemplo la economía. Y hoy vuelvo a pensar en lo mismo. Por otro lado, también es cierto que es sano vivir los buenos momentos precisamente por su brevedad. Ahora estamos en un buen momento, sin duda. Aprovéchenlo. Se lo digo por experiencia.

Sobre todo porque siempre puede ocurrir algo inesperado que te quite la sonrisa de la boca. ¿Puede ser Grecia en nuestro caso? El Ministro de finanzas griego amaga ahora con el riesgo de nuevas elecciones y/o un referéndum de la pertenencia en el Euro en caso de que el Eurogrupo rechace las propuestas de reforma que se presentaran hoy mismo. Esto en el fondo significa dos cosas 1. el riesgo de que las reformas vuelvan a ser vagas o directamente mucho más cortas de lo pedido; 2. que el Gobierno griego no es capaz en estos momentos de conciliar sus obligaciones (por otro lado, nunca admitidas) de pertenecer al Euro con el Programa político de romper con el pasado por el cual fue elegido en las elecciones. Admito que siempre me ha llamado la atención la paradoja entre el amplio respaldo de la población griega al Euro al mismo tiempo que su elevado voto a un partido que, sin cuestionar la pertenencia al Euro, rechazaba cumplir con las obligaciones que conlleva. Al final, la única forma de compatibilizarlo era a través del intento de "cambiar Europa". Pero, al menos por el momento, desde el resto de los 18 países sólo han encontrado comprensión pero no dinero sin reformas.
Hoy sabremos más cosas de todo esto. O quizás en semanas, pero también quizás en meses. Lo iremos viendo.

¿Puede ser la Fed la que nos amargue el optimismo económico actual? No confundir optimismo sobre el futuro con el crecimiento actual? Pueden ser totalmente compatibles, mientras la inercia cíclica siga su curso. Pero es evidente que el debate en el que se encuentra inmersa la Fed va más allá del inicio de la subida de los tipos de interés. La cuestión es más bien cuánto pueden subir en el futuro, al mismo tiempo que comienza a observarse una corriente de opinión que alerta sobre los riesgos sobre potenciales excesos de precios (y no sólo financieros) de la expansión monetaria emprendida hace ya seis años. Nos recuerdan que los ciclos económicos existen y son positivos para materializar los ajustes pendientes. Y, casi cuatro años tras el inicio de la expansión económica, la deuda ha seguido aumentando, los precios de los activos financieros revalorizándose y se comienzan a observar algunos cuellos de botella en el mercado laboral. ¿Los salarios? Es cierto, no acaban de repuntar. Pero sí lo hacen los costes laborales con una productividad marginal en negativo.

¿Y los propios mercados financieros? sí, ¿podrían ser los mercados financieros los que acaben por amargarnos el feliz momento actual?. Ya sé lo que me van a responder: no son los mercados si no más el impacto negativo en ellos de factores como Grecia y la Fed. Se dice que los mercados son indicadores adelantados del futuro. Pero ciertamente ahora no es así. Simplemente su evolución se ha condicionado a un escenario donde sobra liquidez, lo que los hace muy susceptibles de sobre reaccionar en caso de que se cuestione el futuro suministro de liquidez oficial. ¿Qué el ECB nos ha garantizado más de un año y medio de compra mensual de papel? Es cierto. Pero, ¿será suficiente para aislarnos de la potencial inestabilidad internacional? ¿y de la inestabilidad política de la zona?.

Algunos niños salían muy disgustados tras perder el sábado con semejante marcador. Incluso alguno sugería que siempre el portero podría haber hecho algo más para evitarlo, aunque lo cierto es que lo que falló es el equipo en conjunto: delantera por no hacer goles, defensa por detener las arremetidas del otro equipo (y en concreto de una niña que lo hizo muy bien) y naturalmente de la portería. Pero, podría haber sido peor si el "porterazo" no hubiera hecho los paradones que hizo. Y es que, como ven, de todo se pueden sacar cosas buenas. De todo.

Las principales referencias para la semana son:

* USA
Mañana se publica el dato de inventarios. El miércoles tendremos el dato de presupuestos de febrero. Y el jueves ya conoceremos las ventas al por menor. También los precios de importación y las peticiones semanales de subsidio de desempleo. El viernes tendremos los precios de producción y la encuesta de consumo de Michigan.

* Zona Euro
Hoy tendremos la balanza comercial de Alemania. Y la encuesta empresarial del Banco de Francia. El Sentix para la zona. El martes tendremos la producción industrial de Francia. Y las ventas al por menor en España. También la producción industrial en Italia. El miércoles conoceremos los datos de desempleo a finales del año pasado en Francia, costes laborales y dato de insolvencias en Alemania. El jueves tendremos la inflación en Alemania y Francia, también en España. A nivel conjunto se publica la producción industrial. El viernes tendremos la inflación y deuda italiana.

* Japón
Hoy hemos conocido la revisión a la baja del PIB del Q4. Y la balanza de pagos. El martes tendremos la liquidez. El miércoles un dato realmente relevante: la demanda de bienes de equipo, maquinaria. También indicador de actividad de servicios el miércoles.

José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España