"Es imposible que vuelva a España la Crisis de deuda".
"La austeridad ha muerto".


Las dos frases anteriores se repiten en mi cabeza. Sendas sentencias de dos economistas (mejor, un economista y un gestor de fondos) en dos periódicos durante el fin de semana. Inmediatamente he pensado en lo simples que somos los seres humanos. Las Crisis ocurren, precisamente, porque no se anticipan. Pero no es fácil anticiparse a potenciales accidentes. Y prevenirlas, tampoco.

No se equivoquen: yo también veo muy improbable que se repita la Crisis de deuda en España. Y esto por tres razones: 1. parte de los excesos se han corregido; 2. se están poniendo las bases para un crecimiento, con suerte sostenido; 3. tenemos al ECB. Pero, de ahí a afirmar que es imposible que vuelva a ocurrir hay un largo trecho. No hay nada imposible. Y especialmente la clase política, clave para los potenciales accidentes en el futuro, sin duda pueden hacer en Europa que se repitan conatos de crisis de deuda. Algo de esto está ocurriendo en Grecia.

¿Y sobre la austeridad? En el mismo periódico donde está la segunda sentencia en cuestión se publica otro artículo desolador: la deuda mundial es ahora muy superior a la existente antes de la Crisis. Y realmente en aquel momento fue la deuda, en un contexto de debilidad del crecimiento y creciente tensión de los tipos de interés (en USA...pero también en otros países desarrollados), el origen de la Gran Recesión. Ya lo sé: ahora vemos crecimiento, cíclico y más o menos intenso, cuando tenemos a los bancos centrales totalmente comprometidos por la Causa. ¿Qué que es la Causa? Es evidente: crecer y luchar contra el riesgo de deflación. Luego, por el momento no hay riesgo de que volvamos a tener un escenario como el que dio lugar a la Crisis. Pero tampoco creo que sea un escenario propicio para las políticas activas de demanda desde una perspectiva fiscal. Para eso está la política monetaria, los bajos precios del crudo y unas monedas depreciadas. Naturalmente, quedan las políticas de oferta. Pero no son populares, salvo que los mercados con sus dudas obliguen a ello. O el Eurogrupo, en el caso de países como Grecia.

Lo llamativo de todo esto es que, seis años después de iniciarse la Crisis aún hablamos sobre su origen y sus consecuencias. O sobre sus ramificaciones y sus riesgos. Esto me lleva a otra conclusión: la Crisis no ha finalizado. Y con ello no sólo me refiero a su impacto más doloroso en términos de desempleo. Más bien a que con sus políticas amortiguadoras extremas las autoridades no han permitido que se completen los ajustes, lo que al final llevan a que muchas de las deficiencias iniciales aún se mantengan. Hasta que vuelvan a resurgir. Pero no creo que sea a corto plazo. Menos mal.

Por lo demás, ahora se trata de respirar tras el acuerdo in extremis obtenido en el último Eurogrupo. Curioso que parezca un acuerdo "político" cuando se supone que en su consecución han primado factores técnicos. ¿O los técnicos vienen ahora con los detalles? Dicen los que saben que en los detalles está el Diablo. Y cuando escucho al Primer Ministro griego que anticipa que los problemas vendrán ahora, sólo se me ocurre pensar que la Crisis griega dista mucho de haber finalizado. De hecho, la cuestión ahora es que, de nuevo, no estamos hablando de una Crisis Europea como de una Crisis en Grecia. ¿Cómo va a explicar en su país el nuevo Gobierno los términos del acuerdo? Cuando los griegos aluden a una batalla ganada y desde el Eurogrupo se habla de una cura de realidad de las autoridades griegas sólo cabe considerar que aún no conocemos toda la verdad de lo acordado. Sí, tengo la sensación de que habrá nuevos conatos de inestabilidad en los mercados derivados de Grecia. O mejor, excusas para que los mercados consoliden. Esto es muy sano cuando queda tanto año por delante.

Y, por cierto, otra excusa para ser prudentes es el discurso de Yellen ante el Congreso. ¿O es algo más que una excusa? Ya veremos. Sin olvidarnos del discurso de Draghi ante el Parlamento Europeo. Coinciden en el tiempo. Pero ahí se acaban las coincidencias.

Las principales referencias durante la semana son:

* Zona Euro
Encuesta IFO hoy en Alemania. El martes tendremos el desglose del PIB alemán y la encuesta de confianza industrial en Francia. Además del IPC del área. El miércoles tendremos la confianza de consumo en Francia, precios de producción en España y desempleo también en Francia. El jueves conoceremos la confianza de consumo alemana, el desglose del PIB del Q4 en España y el desempleo alemán. Pero a nivel europeo conoceremos la M3 y el indicador de sentimiento económico de la Comisión. En Italia se publican los indicadores de confianza, industrial y consumo. Por último, el viernes tendremos los precios de importación en Alemania, el gasto de consumo y precios de producción en Francia, precios de consumo en España y balanza corriente. E inflación en Alemania y también en Italia

* USA
Venta de viviendas de segunda mano hoy. El martes conoceremos la confianza de consumo. Y el miércoles la venta de viviendas nuevas. El jueves, además del desempleo semanal, tendremos la inflación y los pedidos de bienes duraderos. Y el viernes conoceremos la revisión del PIB, el ISM de Chicago y la confianza de consumo de Michigan

* Japón
El viernes se publican los datos de precios, desempleo, gasto de las familias y producción industrial. Sin olvidarnos de las ventas al por menor.


José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España