IPC de Alemania de abril cae -0.2%, peor de lo esperado que era un descenso de -0.1% desde el +0.28% anterior.

En la interanual tenemos una inflación de +1.3%, más bajo de lo esperado que era una subida +1.4% desde el +1.04% anterior.

Este dato da un apoyo al QE y de paso debería ayudar a que las rentabilidades del mercado secundario de deuda descendieran un poco.