Indicador de confianza del consumidor belga baja a mínimos de 11 meses, perjudicando claramente al euro. Puede parecer un indicador menor, pero entre los profesionales de bonos y divisas, desde siempre se ha mirado mucho, pues parece que refleja bastante bien la media del pensamiento europeo.