La volatilidad del mercado ha aumentado en cuanto hemos tenido ya el compañerismo de Estados Unidos, ya que en la primera media hora de la sesión hemos tenido dos datos macroeconómicos importantes referidos a las manufacturas y nos han dado la sorpresa, ya que el PMI de Chicago se metió en contracción pero el de manufacturas de Estados Unidos y el ISM de manufacturas se mantiene en expansión y mejores de lo esperado, por lo que el mercado se ha vuelto un poco loco. Hemos tenido un rebote en Europa y en Estados Unidos, pero justo en los máximos del rebote nos han metido un papelón, por lo que nos han suavizado algo la intención, lo que se traduce en una mayor cautela de ahora hasta el viernes porque seguimos teniendo un montón eventos por delante.
 
En estos momentos el Dow Jones está lejos de los mínimos de la sesión y con muy pocos sectores en el SP 500 en positivo, ya que los peores del día en estos momentos son tanto el de energía como el de materiales, los dos afectados por esos malos datos que vienen desde China, junto con la espera a la reunión de la OPEP y el juego semanal con las reservas de crudo en Estados Unidos.
 
En Europa tenemos a prácticamente todos los súper sectores en negativo y en donde tiene especial problemática el súper sector de recursos básicos que cae -3,32%, el bancario que cae -2,05%, las aseguradoras -1,42%, las telecomunicaciones -1,53% y las petroleras -1,8%.
 
En realidad, los problemas no han cambiado mucho, ya que los bancos tienen miedo a nuevas ampliaciones de capital, también hay miedo a la salida de Reino Unido de la Unión Europea porque hay dos encuestas que dan ventaja a la opción de la salida y además es que no hemos podido superar niveles importantes en los grandes índices europeos, por lo que también se impone la cautela y la espera a que poco a poco vayan desapareciendo los eventos que tenemos por delante incluido una reunión del BCE mañana.