¿Y de verdad es para preocuparse?

Pues veamos.

El dato desde luego fue para poner los pelos de punta. Bajó en febrero desde 59,4 en enero es decir claramente por encima de la zona de expansión 50, a nada menos que 45,8, muy claramente por debajo de la zona de contracción. Peor lectura desde julio de 2009, peor caída desde la catástrofe de Lehman en 2008. Además, segunda caída desde que existe el dato, y nada menos que 3,88 desviaciones estandar de las previsiones, algo que se ve rarísimas veces en ningún dato.

Se dice que no hay problema, porque fue por la nieve, siempre la nieve, en Suecia deben estar en recesión perpetua entonces :-), y por huelgas portuarias. Pero los analistas, que suelen ser muy finos en las previsiones, habían previsto 58, cuando ya sabían que había habido huelgas y que había nevado. Es más según todo el panel de Bloomberg de previsiones, de más de 40 analistas el que menos tenía previsto era 55. Aquí pasa algo más. Luego no deberíamos dar explicaciones tan simplistas.

Vean este gráfico de Zero Hedge, para ver la magnitud de la caída:








He estado mirando con datos de Bespoke, y si nos fijamos desde los años sesenta, en las 9 ocasiones anteriores, desde entonces en que se dieron bajadas tan brutales de esta cifra de PMI de Chicago, no tenemos precisamente buenas noticias.

Menos en una ocasión, a continuación de salir datos así, se veían bajadas de producción industrial a nivel de todo EEUU severas.

En el año 73, se vio hasta 3 datos en este plan, mientras la producción se desplomaba.

En el entorno de 1980, dos veces otra vez con las mismas consecuencias.

En los 90, y en el 2008, pasó otra vez.

Sin embargo hay una excepción donde no pasó nada grave, que fue en 2005. Apareció una de estas caídas en el PMI de Chicago brutales, pero la producción industrial,  aunque cayó, no pasó nada grave. Pero caer cayó.

No hay ningún caso en que saliera este dato así de mal desde los años sesenta y que la producción industrial nacional a continuación no bajara.

Según los cálculos de Bespoke la bajada media al mes siguiente de la producción industrial es de -0,77%. E insisto no hay ninguna excepción.

Sí, ya sé, esta vez es diferente, siempre lo es, esta vez la nieve tenía los copos más gordos, y el frío era más frío, pero deberíamos atender a los datos, y tener encenddida desde ahora mismo una señal de alarma.