Desde hace ya demasiado tiempo, estamos teniendo días en donde cada sesión es completamente diferente al anterior y si hay algo que todas tienen en común es que se puede utilizar la palabra “especial” para describirlas.
 
Hoy, para no perder la costumbre, tenemos otra sesión especial, primero porque ya se acabó la festividad del 4 de julio en Estados Unidos y los operadores vuelven a sus puestos de combate, y segundo, porque volvemos a tener comentarios de los bancos centrales refiriéndose a las consecuencias de la salida de Reino Unido de la Unión Europea.
 
Lo anterior son los puntos principales, pero después hay otros puntos más chiquititos que salen derivados de los puntos anteriores, como por ejemplo lo que está pasando con los bancos italianos que están mareando mucho la perdiz y hoy están mejorando porque el gobierno parece que les tiende una mano.
 
Hay que recordar que el sector bancario en Italia lleva mucho tiempo en la picota porque tiene un pufo de 300.000 millones de euros en créditos malos y nadie sabe cómo hacerles frente. Recuerden que hubo muchísima alegría porque el gobierno organizó un fondo de apoyo que estaba participado de forma privada y que apenas eran 6000 millones y que prácticamente todo se gastó encubrir ampliaciones de capital de algunas entidades y no dio para más. Días después, desde el BCE dijo que se estaba trabajando de forma activa en proporcionar soluciones concretas al problema de los bancos italianos, pero de momento no hay nada encima de la mesa.
 
La salida de Reino Unido de la Unión Europea puso el foco en la situación del sistema bancario italiano como el próximo susto al que nos tendríamos que enfrentar, y en estos momentos el ministro italiano de economía dice que hay disponible una ayuda para aumentar de forma temporal la liquidez, no confundir con una recapitalización de los bancos, algo que está haciendo que los bancos italianos estén repuntando más del 3% de media, todo ello ayudado porque Goldman Sachs ha subido la recomendación a comprar de Unicredit.
 
El buen comportamiento de los bancos italianos no está haciendo que el súper sector bancario europeo esté en positivo, ya que está bajando -0,67% y las culpas están muy repartidas, con bajadas más o menos generales en el sector español, con mezcla de movimientos en los británicos y unos franceses que son los que más peso negativo están arrastrando.
 
En general la sesión está bajista con prácticamente todos los súper sectores en negativo con el de automoción y recambios bajando -2,1%, los servicios financieros -2,79%, las aseguradoras -2,85%... Este último tiene un golpe francamente fuerte que viene desde Reino Unido pues Stantard Life ha tenido problemas al suspender un fondo inmobiliario. Recordemos que el PMI de construcción en Reino Unido se metió contracción.
 
Hablando de contracciones, todo el mundo está muy pendiente de los efectos negativos que tenga la salida de Reino Unido de la Unión Europea en el crecimiento. Al hilo de esto, el Banco de Inglaterra hoy ha hablado acerca de la situación y las medidas que están tomando. Han dicho que han bloqueado el aumento de los dividendos del sector financiero porque les han bajado los requerimientos de reservas del 0,5% al 0%, lo que deja más dinero disponible para préstamos a la economía real. Para evitar que este aumento de capital sea repartido en dividendos, les han bloqueado ese aumento. Consideran que todo nuevo préstamo que deban tomar las personas debe pensarse muy mucho por la situación de incertidumbre global que vamos a tener. Piensan que la devaluación de la moneda es buena para el balance por cuenta corriente y ayudará a las exportadoras. Algo que ha sorprendido es que directamente hayan desaconsejado el índice principal de la Bolsa de Londres y centrarse más en índices de empresas que trabajan de forma local, de alguna manera avisando del contagio o penalización internacional a las firmas que más proyección fuera del país tienen y que se apoye la economía local.
 
Como siempre pasa, Europa está en negativo con unas bajadas superiores al 1, 2% pero necesitamos el veredicto de Estados Unidos y de momento el nocturno tiene descensos, pero debemos ser conscientes de dos cosas:
 
La primera de ellas es que Estados Unidos ve todo estos problemas en Europa de una forma muy lejana y deja que corran los acontecimientos, muy centrados en su propia economía.
 
El segundo de ellos es que el viernes que viene tenemos el dato de creación de empleo del mes de junio, así que nos estamos metiendo ya en un momento en donde todo el mundo se va a meter en una cierta pausa porque se descuentan subidas de tipos de interés este año no, sino en 2017, por lo que veremos si existe una recuperación del empleo en junio y nos olvidamos del malo de mayo. Recordemos también que la Reserva Federal ha dicho que tienen su propio camino y que no les influye lo que pase en Europa, aunque en la rueda de prensa de la última reunión de la Reserva Federal, la presidenta dijo que la incertidumbre del voto en el referéndum era una de las razones para no subir los tipos de interés. Vamos, que ni siquiera ellos se aclaran y lo obvio es que haya una cierta cautela en todo este asunto.