Hemos visto que el producto interior bruto del último trimestre se ha revisado al alza, hemos tenido una confianza del consumidor creado por la Universidad de Michigan que sigue estando en niveles altos, que los ingresos personales quedan mejor de lo esperado y además los gastos personales también son mejores de lo esperado, todo favorable al dólar.
 
Pues bien, en este punto y con esos datos encima de la mesa, con el apoyo al dólar, recordemos la relación que existe entre el NYSE y el Dólar index. Vean que la fuerza comparada empezó a descender y cambiar de dirección cuando despertó el Dólar index, por lo que si ahora se recupera otra vez, mucho cuidado porque puede no sentar demasiado bien a la renta variable:
 
nyse