La sesión de Wall Street se está desarrollando tal como se esperaba, con fuertes bajadas en todos los índices.

Casi podemos repartir a partes iguales la culpa de lo que estamos viendo, por un lado la inestabilidad geopolítica que está provocando Rusia en Ucrania, el hecho de que se acerque el fin de semana y eso hace que muchos no quieran estar abiertos por si acaso, y por último una mezcla entre malos resultados empresariales y un entorno técnico poco favorable.
Para empezar, hace muy poco que volvimos a subir otra vez en Estados Unidos a la zona de máximos históricos, no quedándonos demasiado lejos, y ahora mismo el entorno es favorable para intentar un swing bajista intentando poner dirección a los mínimos de esa lateralidad que nos está agobiando desde hace ya un tiempo.
 
Por otro lado, hemos tenido resultados empresariales que no han gustado nada como por ejemplo Amazon, Ford y Broadcom. Como los dos primeros son muy importantes y están incluidos dentro del SPDR de consumo cíclico que es el peor de todos con un descenso de -1.52%.
 
Por otro lado, el Dow Jones está seriamente dañado por un fuerte descenso de Visa que está restando al índice nada menos que algo más de 50 puntos y es uno de los principales puntos negativos del SPDR de tecnológicas al que pertenece cayendo -0.44% y -4.25% para el valor.