A estas horas de la tarde hemos intentado que seguir un cierto despertar de Wall Street gracias a un buen rato de venta de viviendas pendientes de escriturar y un sostenimiento del dato de PMI de Chicago en buenos niveles, aunque ha sido peor de lo esperado.
La mejora se está viendo en el índice inmobiliario de Filadelfia, pero no aparece fortaleza un día más, y Europa sigue lejos de máximos con el súper sector bancario como uno de los peores del día con -0.71% dañado por el comportamiento tanto de Italia como de Portugal, esta última muy dañada por la investigación que se está realizando a banco Espirito Santo.
 
En Wall Street tenemos que el Dow Jones no acaba de ganar tracción alcista y el buen comportamiento que está obteniendo Visa, atacando la directriz bajista desde los máximos de este año, está siendo compensado en parte por Boeing, que no acaba de superar la media de 200 sesiones que ha pasado a ser resistencia hace muy pocos días.
 
No hay un comportamiento general definido y seguimos como una especie de corcho en la corriente en donde en estos momentos sólo el SPDR de utilities es el que se comporta mejor y no es precisamente un sector de ataque, sino defensivo, muy valorado por los dividendos en un entorno que de momento no acaba de convencer demasiado acerca de un segundo trimestre tan bueno como se espera y que pueda compensar la decepción del primer trimestre.