El dato de creación de empleo de Estados Unidos de marzo ha tenido un doble efecto en los mercados, ya que ha quedado ligeramente peor de lo esperado, pero lo suficientemente alto como para pensar que la tendencia de creación del empleo es constante, también se revisan al alza datos de meses pasados haciendo ver que el bache por el mal tiempo es menor de lo que se creía, y además no se acelera tanto como se temía, algo que rebaja el miedo a que la Reserva Federal tenga que subir tipos antes de lo esperado, algo que está ayudando a rebajar la rentabilidad en la deuda de todas partes.
Como suele ser habitual, al mercado le está costando digerir el dato porque son muchas cosas a tener en cuenta, y además no estamos muy acostumbrados a que el mercado cierre de forma lógica el día de la presentación.

Sin embargo, la fuerte bajada de rentabilidades en Europa, sobre todo en la periferia, y las noticias de una posible fusión entre Lafarge y Holcim, que daría lugar a la cementera más potente del planeta, está haciendo que se animen mucho las cosas en el súper sector de recursos básicos y en el de construcción y materiales, suebido +2,19% y +1,79% respectivamente.

Ambos están contagiando una especie de optimismo que tiene como fondo la reunión del BCE ayer y la creación de empleo en Estados Unidos, algo que nos está permitiendo poder subir a ambos lados del océano de buena forma, aunque sea un poco por debajo del 1%.

Italia es una de las más beneficiadas, con una deuda a 10 años que establece un récord de baja rentabilidad y además su bolsa toca máximos de tres años.

El mayor punto de atención que debemos tener ahora mismo es el comportamiento del euro contra el dólar porque poco a poco está aumentando las pérdidas -0.24% en 1.3682 y ya está atacando de forma fuerte la directriz alcista que viene desde los mínimos de julio del año pasado, por lo que una pérdida podría llevarnos bastante más abajo.

euro