Nuevo día en donde ha tenido que ser Wall Street el que dé algo de movimiento a la sesión.
 
No ha habido muchos acontecimientos esta mañana, salvo resultados empresariales más o menos fuertes en España que tampoco han sido determinantes como para darnos una ventaja sustancial con respecto al resto de Europa, pero sí han intentado mantenernos en positivo viendo el comportamiento del mercado secundario de deuda que sigue siendo favorable para nuestra economía.
 
 
Sin embargo, los dos movimientos fuertes del día han tenido lugar hace bien poco, el primero de ellos por un sorprendente dato de venta de viviendas nuevas en Estados Unidos con un crecimiento cercano al 10% y que se distancia del resto de datos del mercado inmobiliario que según parece estaban afectados por el crudo invierno, por lo que los operadores se han alegrado muchísimo al ver que el sector despierta.
 
 
El segundo movimiento, no tan positivo para el mercado, es que Rusia ha puesto en estado de alerta a sus Fuerzas Armadas en una zona cercana a un Crimea, aunque ellos dicen que no tiene nada que ver con la situación en el país. Lo cierto es que los operadores se han asustado y han vuelto a meter dinero en la deuda más segura, bajando las rentabilidades de Alemania. Este movimiento ha tenido un punto positivo y es que la bajada de rentabilidades es general en todos los países y eso significa que la periferia de la zona euro vuelve a considerarse como activo seguro, algo muy positivo para la economía.
 
 
En resumidas cuentas, tenemos que las utilities son las peores del día con -1.03% tras varios resultados empresariales que no han gustado.
 
 
Las minoristas descienden -0.97% arrastradas por la británica Tesco y las consecuencias del anuncio que hizo ayer de reducir en los próximos tres años sus inversiones de capital.
 
 
Las telecomunicaciones también caen -0.87%.
 
 
Las mejores son las tecnológicas con +0.22% tras las buenas previsiones de STMicroelectronics, seguido de automoción y recambios con +0.16%.
 
 
Los miedos por Ucrania están haciendo que el euro tenga muchísimos problemas y contra el dólar desciende -0.53% a 1.3671, también dañado por las buenas ventas de viviendas nuevas, que es un punto a favor de que la economía de USA saldrá fuerte de este crudo invierno.