Volvemos a tener un día pésimo en los mercados europeos por la confluencia de varios factores que van desde los datos macro al entorno técnico.
Alemania es la que nos está poniendo la situación difícil porque llevamos tres datos macro que quedan bastante peor de lo esperado y el último han sido tanto las exportaciones como las importaciones que han bajado más de lo esperado.
 
Lo anterior ya nos puso una apertura bastante difícil que en muy poco tiempo se tornó en negativa, dando extensión a las figuras de estrella de la noche que aparecieron en los futuros sobre el índice alemán y el europeo con nocturno a días, cortando el rebote precedente. La situación se ha complicado todavía más cuando ha parecido un dato de producción industrial de Reino Unido mucho peor de lo esperado, por lo que la libra ha empezado a perder fuerza rápidamente, y la deuda británica a bajar su rentabilidad, lo que ha contagiado a la deuda alemana y puesto la situación algo más difícil a la deuda de la periferia, subiendo los diferenciales.
 
Estas pinceladas de mal aspecto macro son las protagonistas del día, potenciadas por otra mala previsión de dos grandes que no hacen sino dar más cuerda a las que hemos visto en semanas pasadas. Recordemos que el deterioro de las perspectivas a medio plazo comenzó con una rebaja de perspectivas de Lufthansa, rebaja de previsiones por el Banco Mundial y después la Reserva Federal, y hoy ha sido Air France KLM la que ha recortado las previsiones para 2014 y, por si fuera poco, la coreana Samsung ha dado malas perspectivas de beneficios y de ventas para su segundo trimestre, algo que ha sentado más mal de lo que parece porque precisamente el sector tecnológico en cierto modo estaba liderado por el boom de los terminales con acceso a Internet.
 
Como podemos imaginarnos, las aerolíneas son las peores del día haciendo que tengan una buena bajada valores como por ejemplo IAG que cae algo más del 5%, haciendo que el súper sector de viajes y ocio sea el peor del día con un descenso de -1.58%, seguido de los medios de comunicación con -1.16% y los bancos con -1.12%, dañados otra vez por las posibles multas que pueda poner Estados Unidos a bancos europeos, en este caso el alemán Commerzbank.
 
Pocos sectores tenemos en positivo, ya que recursos básicos era uno de los más fuertes y ahora mismo está prácticamente plano y coqueteando con las cifras negativas. La única que se libra son las utilities que tienen otra vez el apoyo de su dividendo en un entorno que es negativo para los activos de riesgo.