En cierto sentido hoy estamos teniendo una especie de repetición de la sesión de ayer ya que la espera al BCE se sustituye por la espera al dato de creación de empleo de EEUU de mayo.
Sin embargo, la espera no evita que el mercado siga capitalizando lo que ayer el BCE puso encima de la mesa, ya que en el mercado secundario de deuda las rentabilidades siguen cayendo a plomo en no pocos países.
 
España baja a 2,66%, Italia a 2,78%, Grecia espectacular otra vez al 5,75% y Alemania al 1,37%. La prima de riesgo sigue cayendo y países seguros están viendo cómo la rentabilidad de la parte más corta de tipos está pasando a negativo por obra del BCE y no del miedo general, como pasó en la crisis.
 
Esta fortísima mejoría del mercado de deuda no implica que todo el riesgo suba, ya que tenemos al súper sector de bienes personales y del hogar bajando -0,54%, minoristas -0,02% y bebidas y alimentación -0,98%.
 
Los mejores no son demasiado difíciles de adivinar, con bancos +0,93%, servicios financieros +1,03% y telecos +0,95%.
 
En resumidas cuentas, la periferia es la gran ganadora, tal como se quería, con un futuro del Ibex 35 que sube +1,12% a 10.984 puntos y un DAX 30 que no es capaz de romper los 10.000, así que ahora veremos si el dato de empleo de EEUU es el que nos permite tener el veredicto sobre esa resistencia.