Ya tenemos encima de la mesa uno de los puntos fuertes del día que no es otro que la lectura de la inflación de mayo.
La reunión del BCE está cerca y se había apostado muy fuerte desde hace ya tiempo que saldría más baja de lo esperado, siendo uno de los factores que ha movido recientemente las rentabilidades a la baja en todas partes y descontando un movimiento por parte del BCE.
 
Precisamente el problema al que nos enfrentamos es ese, el saber desde hace demasiados titulares lo que piensa hacer el BCE, por lo que tanto la deuda como riesgo han tenido tiempo de sobra para descontar mucho. Ver una inflación de este calibre también es algo malo para el riesgo, porque complica la vuelta al crecimiento sostenido y amenaza con problemas para más años de los inicialmente esperados.
 
La inflación sube menos de lo esperado y el movimiento más destacado es un descenso en los diferenciales de la periferia, lo que provoca compras en España e Italia y ventas en Alemania. El Bund y la deuda alemana son el activo más movido tras la publicación de la inflación, y es que el de 10 años está en la zona de máximos de 2012 que ya nos paró en 2013, el vencimiento está a la vuelta de la esquina y encima hemos dejado dos muestras de interés vendedor en esa zona recientemente, así que la venta con la noticia también se añade a los motores de la reacción.
Venta con la noticia, es una de las cosas que tenemos todos en la cabeza porque lo que se ha visto en la inflación es a lo que se estaba apostando desde hace tiempo, y una vez confirmado, se recogen beneficios.
 
Por lo demás, poco a poco nos acercamos a los datos de empleo de EEUU y hoy tenemos poco en USA, así que este dato de inflación va a ser uno de los puntos fuertes absolutos de la sesión.
 
Los medios de comunicación son los peores con -0,94% tras alcanzar la SMA200 Mediaset y hoy recoger beneficios. Las minoristas también caen -0,55% y los bancos -0,53%. Las utilities son las mejores con +0,19%.
 
El sub índice de empleo en el ISM de manufacturas ha preocupado mucho porque se quedó prácticamente a las puertas de la contracción, lo que es un avance bastante malo de cara al dato de empleo de EEUU del viernes y con ese -1% en el PIB del Q1.