De momento el mercado espera alcista a lo que tenga que decir el BCE tras el buen cierre de Wall Street  y los comentaros de la FED que, en un principio, no sentaron bien pero que después se sopesaron mejor y sí fueron positivos para el mercado.
En el mercado de divisas todo está pendiente del Euro en todos los frentes porque el BCE tiene poder para moverlo y, aunque todos dicen que no esperan nada, en el fondo todos esperan algo, como siempre, y eso puede hacer que las reacciones de corto plazo a la rueda de prensa de Draghi nos generen volatilidad.
 
De momento el mercado de deuda está subiendo tipos en todas las plazas y es que el potencial de movimiento es mucho y hay que andarse con cuidado con todas las palabras que suenen a “el QE está pensado pero esperamos que la inflación suba a más velocidad de lo esperado”. Evidentemente no es el caso que tenemos encima de la mesa, y más con todas las presiones que está aguantando Mario desde el exterior y desde el interior, porque las elecciones europeas están a la vuelta de la esquina y la activación del mismo puede estropear la papeleta a Merkel, por eso muchos esperan ver algo en la reunión de junio. Bueno, pues el peligro es que digan algo que haga pensar que el QE no se va a hacer, ya que gran parte de la bajada de tipos que tenemos es por la apuesta del mercado a ver ejecutar ese evento.
 
Por otro lado, en Europa sólo tenemos al súper sector de medios de comunicación en rojo con -0,04% nada más, y los mejores son los de inversión inmobiliaria con +1%, algo que es concordante con la esperanza del QE y la búsqueda de mejorar las condiciones de financiación de las PYMES. Los servicios financieros mejoran +0,9% y se recuperan las pérdidas de ayer al ver que el SPDR financiero fue el mejor del SP 500, recuperando parte de lo perdido.
 
Las aseguradoras también coquetean con las cifras negativas y las minoristas sólo mejoran +0,01%.