Mañana en Europa con cierto toque de infarto tras unas fuertes ventas que nos han alejado en muy poco tiempo de los máximos de la sesión y que nos recordaron a episodios pasados de esta crisis.

Parece ser que el disparador de todo este movimiento bajista fueron los malos datos de producción industrial tanto de Francia como de Italia. En el primero se esperaba un crecimiento de +0.3%, compensando el descenso del mes anterior de -0.3% y ha quedado en +0.1%. Con respecto a Italia, también queda peor de lo esperado y cierra en -0.5% cuando se esperaba una bajada de -0.2%.
 
La subasta española tampoco nos ha dejado titular positivo, ya que hay una muy ligera subida de tipos en la rentabilidad de las notas a 12 y de seis meses. Por contra, las letras a 12 meses italianas siguen experimentado una ligera bajada de tipos.
 
La única alegría con respecto a la inflación nos la da el IPC portugués, que sube +1.4% desde el -0.3% anterior.
 
Sin embargo, el euro, que es el que debería estar tocado por esa posibilidad de un programa cuantitativo en la zona euro, no da su brazo a torcer, ya que hoy tiene su cuarta sesión de subidas rebotando desde la muestra de interés comprador en los mínimos del mes que respeta la directriz alcista desde los mínimos del mes pasado. Está bastante influido por la lectura de las actas de la Reserva Federal ayer en donde hay dudas sobre los umbrales en la tasa de desempleo que han utilizado últimamente, por lo que cualquier duda que surja en la Reserva Federal, es una buena noticia para el mercado.
 
En el mercado secundario de deuda sí que es aplastantemente positivo para las economías, ya que hay una fuerte bajada general en todas partes cercana al 5% de media y que a España la deja en el 3.15%, exactamente lo mismo que Italia y en Alemania el descenso es al 1.52%.
 
El protagonista de las últimas sesiones ha sido Grecia que se ha colocado por debajo del 6% por primera vez desde hace un montón de años y hoy se han abierto los libros para la colocación de deuda a cinco años y ha sido alucinante la demanda que han tenido, ya que ha colocado 3000 millones de euros y han pedido ocho veces más.
 
Por otro lado, los titulares desde China han sido abundantes, desde una inyección de liquidez por primera vez en nueve semanas de cara a apaciguar las necesidades de dinero contante y sonante por parte de las empresas según se acerca la temporada de pago de impuestos, a la presentación de un programa piloto que en seis meses debería abrir más acciones a la inversión extranjera a través de una conexión entre las bolsas de Hong Kong y Shangai.
 
La parte negativa desde China la tenemos en los datos de comercio de que las exportaciones siguen cayendo pero más o menos a la mitad del ritmo del mes anterior, pero peor de lo esperado. Con respecto a las importaciones, peor todavía, ya que son peor de lo esperado al descender -11%.
 
La interpretación de los datos anteriores no está clara, ya que hay distorsiones en la facturación que han creado cifras bastante peores de la realidad si se limpian los datos, aunque la imagen de su economía no varía y sigue permitiendo tomarse estos datos como más presión para que el gobierno actúe.
 
Siguiendo el hilo anterior, el súper sector más alcista del día es el de bienes personales y del hogar, donde está englobado todo el producto de lujo, subiendo +0.53%. Le siguen de cerca las empresas de inversión inmobiliaria con +0.4%.
 
Por contra, las peores del día son automoción y recambios que cae -1.11% y es el sector que hay que manipular para poder tirar el índice alemán. Las Utilities están tocadas cayendo -0.89% por un descenso del 3% de Iberdrola tras la venta de la participación que tenía Bankia.
 
Recursos básicos también desciende -0.55% y no consigue quitarse los problemas de encima incluso teniendo subidas de casi el 1% tanto en el oro como en la Plata, porque el cobre sigue teniendo problemas y desciende -0.07%.