El buen cierre de ayer en Wall Street con el SP 500 rebotando en la SMA50 sesiones ayudó a ver una vuelta en Europa que nos permitió cerrar lejos de mínimos y dar hoy extensión a ese rebote.

Hoy sí la deuda en el secundario nos está ayudando con bajadas de tipos en la periferia y subidas en la más segura, pero es que parece que Grecia tiene pensado abrir libros mañana para una emisión a 5 años, algo que va por buen camino y así lo ha reconocido Olly Rehn.

Hoy tenemos la lectura de las actas del último FOMC, por lo que todo el mundo está pendiente de las posibles unanimidades o falta de ellas en la toma de decisiones, algo que ya vimos fue muy importante en la última del BCE.

Para entretenernos durante la mañana, el súper sector de automoción y recambios está tirando de los mercados siendo el mejor con +1,55% muy apoyado en una mejora de recomendación sobre Volkswagen, que sube más del +3%. También las cifras de ventas trimestrales de BMW han ayudado a que este valor pase a positivo y se ponga a sumar en vez de restar.

Viajes y ocio sube +1,47% ayudado por rebote de IAG y los medios de comunicación igual +1,15%.

Las peores son las químicas con +0,02% nada más y es que recursos básicos tampoco anda fino subiendo sólo +0,21% porque el cobre estáq bajando -0,64% y el oro es el único que sube pero muy muy poco.

Las aseguradoras quieren rebotar +0,2% pero sigue pesando mucho esa revisión de políticas desde 1970 que hace que todos teman multas, aunque ya se ha dicho que lo que era legal entonces, se va a mantener legal ahora.

En el mercado de divisas, de momento tenemos estabilidad tras los fuertes movimientos de las últimas sesiones, con el EURUSD rebotando en la directriz alcista desde los mínimos del año pasado por los comentarios del BCE rechazando acción inmediata y en el USDJPY por ver al BoJ no dar muestras de más estímulos en el corto plazo.

En el aspecto técnico, la sesión de ayer acabó con sombras inferiores largas, dejando karakasas de ventas, con volumen alto en el caso del Ibex, por lo que no hay que perderla de vista por el sesgo positivo que tiene la periferia.