Si hiciésemos una media del comportamiento de los mercados bursátiles europeos a esta hora, nos daría una cosa parecida a la neutralidad, ya que tenemos subidas en los mercados importantes como índices globales europeos, Alemania y algunos países del norte, pero Francia y la periferia están descendiendo.

Ayer tuvimos un intento muy serio en algunos índices, por ejemplo el francés, de atacar los máximos anuales, o incluso los del mes pasado, con una superación en el caso del Ibex 35. Sin embargo, a nadie escapa que hoy ya empezaremos con los datos propios de la semana del dato de empleo de Estados Unidos y además mañana tenemos el resultado de la reunión del Banco Central Europeo en donde se espera que tomen cartas en el asunto para poder apoyar la economía y luchar contra la deflación.

Los últimos datos de inflación en algunos países han metido más presión para que Draghi tome más cartas en el asunto, e incluso el Fondo Monetario Internacional así lo ha pedido, y hoy hemos conocido los precios de producción industrial de febrero que vuelven a bajar otra vez, por lo que muchos prefieren tener una aproximación cauta al devenir de los mercados en las próximas horas.

Además, la tensión en Ucrania sigue en todo lo alto con la intervención verbal de la OTAN diciendo que Rusia tiene apostadas en la frontera ucraniana suficientes fuerzas como para hacerse con todo el país entre 3 y 5 días.

Si las últimas sesiones hemos tenido el apoyo del mercado secundario de deuda, ahora no lo tenemos ya que hay una subida de tipos generalizada salvo en Grecia que desciende la rentabilidad nada menos que un 15% hasta situarse del 6.19%, tocando niveles no vistos en bastantes años. Su intención de acudir otra vez al mercado en los próximos meses está dando mucha confianza, algo que hace que salga parte del dinero en los países algo más seguros y vayan buscando este tipo de deuda porque tiene mayor potencial de crecimiento en precio y rentabilidad, por lo que la periferia en general sale dañada y beneficia a Grecia.

De momento España sube hasta el 3.26%, Italia al 3.3% y Alemania también sube hasta el 1.59%.
En el mercado de divisas tampoco tenemos movimientos excesivamente importantes pero el euro está negativo tanto contra el dólar como contra la libra, muy pendientes de lo que pueda caer mañana.

De momento Alemania es una de las mejores gracias a una fuerte subida cercana al 4% de Dutsche Post por buenas previsiones para los próximos seis años en donde espera crecer cerca del 10% de forma anual nada menos, poniendo como objetivo conseguir ser el líder del sector. Sin embargo, DT Boerse está intentando compensar con un descenso superior al 2% tras decir que una de sus unidades está siendo sometida a una investigación criminal de los Estados Unidos por posible blanqueo de dinero.

El súper sector de automoción y recambios vuelve otra vez a ser uno de los mejores pero esta vez no por el concurso de los valores franceses, con la marca de León cayendo -0.18%, sino por una subida superior al 1% de todas las marcas alemanas.

Viajes y ocio también sube +0.61% con especial apoyo de IAG que sube algo más del 2% con un ligero apoyo del crudo que sigue por debajo de los $100.

Recursos básicos también se mantiene fuerte subiendo +0.57% con la vista constantemente puesta en la posibilidad de ver nuevos estímulos en China dentro de la construcción de infraestructuras y además todos los metales se mantienen al alza con una subida del cobre de 0.7%.

Dentro de los súper sectores en negativo tenemos a la construcción y materiales que desciende -0.15% con un golpe especialmente doloroso en Sacyr tras alcanzar una zona donde se habían puesto precios objetivos en los 5.2 euros. Se ha empezado a salir fuerte del valor y de ganar +2.5% se ha puesto a perder -2%.

El Ibex 35 en días pasados contó con el apoyo del súper sector bancario pero en este momento no es así ya que la banca mediana está arriando velas con descensos cercanos al -1,5% en los valores más importantes del sector.