Europa espera con subidas los datos de inflación de la eurozona que conoceremos a las 11 de la mañana, hora española. Dado que tenemos la reunión del Banco Central Europeo el jueves, estos datos pueden mover seriamente el mercado y es probable que no tengamos ganas de movernos demasiado hasta ese punto, no descartando la entrada en pérdidas en los índices generales por la espera.

De momento tenemos al súper sector de recursos básicos como el mejor de Europa subiendo +1.38% con la vista constantemente puesta en los posibles estímulos de China, pero los metales no nos están apoyando demasiado, ya que el oro y el cobre tienen pérdidas.

Por otro lado, las aseguradoras están subiendo +0.75%, rebotando del mal día que tuvieron el viernes por esa revisión que va a realizar el regulador británico de las políticas de contratación de los seguros de vida desde nada menos que 1970.

Por otro lado, no hay demasiadas pérdidas, ya que el único que está descendiendo de forma aparente es el de utilities con -0.23% y las empresas de inversión inmobiliaria coquetean con las cifras negativas.

El futuro del Ibex 35 está muy cerca de los máximos del mes, al igual que el futuro del índice francés, por lo que vamos a necesitar catalizadores para poder atravesar en serio esas cotas.

Con respecto al mercado secundario de deuda, la estructura es favorable ya que tenemos descensos de rentabilidad en la periferia y aumentos en la deuda segura, apoyada esta última en ese informe filtrado por la prensa alemana en donde se dice que el Banco Central Europeo podría subir los tipos para Alemania y esto llevarlos a 10 años por encima del 2%.

En el mercado de divisas, no hay movimientos excesivamente fuertes, a la espera de los datos de inflación y con la vista puesta en la reunión del BCE.