Seguimos estando en una situación extremadamente delicada, porque ya tenemos los resultados del famoso referéndum en Crimea y ha dado un altísimo resultado a favor de la anexión a Rusia, pero como la situación está como está, ni la comunidad internacional quiere aceptar el resultado, ni hay seguridad acerca de que el resultado real sea ese.

Ucrania, por su parte, ha incrementado los efectivos de su ejército y encima creado un programa de reclutamiento, por lo que hay una contrapartida a la escalada bélica creada por Rusia.
 
En resumidas cuentas, no ha habido titulares demasiado extremos este fin de semana, y la bolsa rusa ha rebotado, con un descenso de las rentabilidades de su deuda que ha ayudado a que tuviésemos una apertura al alza, pero en este momento esas mejoras se han parado en Europa. Precisamente, el aumento de las fuerzas militares ucranianas, es lo que nos ha descolocado un poco.
 
Por lo demás, solamente tenemos a un súper sector en negativo, bebidas y alimentación que desciende -0.23%, con un químico que también coquetea con las cifras negativas y fue el que ayudó el viernes a que el índice alemán acabase en positivo.
 
El mejor del día en estos momentos es el de recursos básicos con un aumento de +1.45%, aunque ni la energía de los metales están unánimemente el positivo.
 
Las tecnológicas también mejoran +1.26% gracias a valores alemanes que aumentan algo más del 2% como SAP e Infineon.
 
Los bienes y servicios industriales también suben +1.19% por un aumento del 3% de la alemana Siemens que es la que está dominando y compensando descensos bastante fuertes de algo más del 6% de Range Reosurces.
 
Automoción y recambios no está apoyando demasiado ya que solamente sube +0.14%.
 
En el mercado secundario de deuda tenemos una buena estructura para los activos de riesgo, ya que hay bajadas de tipos en la periferia y subidas en la deuda más segura, con España bajando al 3.31%, Italia el 3,38% y Alemania que sube muy ligeramente hasta el 1.55%.