Convulso el día que nos hemos encontrado esta mañana con todos los ojos puestos en la situación que está viviendo Ucrania, algo que ha despertado la búsqueda de seguridad y que, si tiene un punto positivo, es ver que la deuda de la periferia recupera un poco del carácter de seguridad que había perdido en la crisis.
 

Lo anterior se está mezclando con factores económicos que también son favorables para las bajadas de tipos, como un ligero descenso de la confianza del consumidor en Francia o un crecimiento en España en el último trimestre ligeramente más bajo de lo esperado.
 

Recordemos que Nowotny espera baja inflación hasta 2016, por lo que si los países periféricos empiezan a tener un crecimiento más bajo de lo esperado, esa posible baja inflación podría ser un poco más baja, lo que mete algo de presión al Banco Central Europeo que ayuda a especular con una nueva bajada de tipos. Recordemos también que tanto Estados Unidos como Inglaterra ya tienen a la vista su primera subida de tipos, aunque sea para el año que viene.
 

También no debemos olvidar que hoy conoceremos lo que tenga que decir la nueva presidenta de la Reserva Federal en un subcomité económico del Senado, por lo que muchos piensan que será determinante para las próximas sesiones.
 

Volviendo a lo de Crimea y los bonos, la deuda suiza a menos de dos años ha vuelto a marcar rentabilidades negativas, diciendo que el mercado está dispuesto a pagar dinero para poder comprar ese activo y estar bajo el paraguas no sólo de Suiza sino de su moneda. Aumentando la sensación de búsqueda de seguridad, tenemos al franco suizo que está mejorando en su cruce con el euro incluso con un crecimiento de su economía por debajo de lo esperado.
 

Por otro lado, en España hemos tenido varios resultados empresariales que no han gustado nada y, por ejemplo Indra se está desplomando casi un 6% y la que más llama la atención es telefónica ya que abre por encima de los máximos de una envolvente bajista que nos ha dejado parados durante prácticamente todo el mes y una vez abierto el mercado han entrado ventas fortísimas que nos dejan una gigantesca envolvente bajista y un descenso de nada menos que -2.53%.
 

Recordemos que telefónica era uno de los valores que estaba lastrando al Ibex 35 junto con Santander y BBVA. A estos dos valores tampoco les ha ido mejor, porque los dos también cerraron por encima de su envolvente bajista, siendo un fuerte apoyo para el Ibex 35, pero en estos momentos vuelven otra vez a estar por debajo, por lo que la rotura de momento ha sido falsa.
 

El comportamiento de estos tres valores se resume en un descenso de -1.44% para el futuro del Ibex 35.
 

En toda Europa, las peores son las aseguradoras con un descenso de -1.54% seguido de los medios de comunicación con -1.39% y las telecomunicaciones con -1.18%, lastradas por telefónica.
 

No hay ningún súper sector impositivo y las que menos están bajando son las utilities con -0.06%, viajes y ocio con -0.08% y los servicios financieros con -0.37%.
 

Repasando el mercado secundario de deuda, tenemos que España baja a 3.49% e Italia al 3.46%, cota no vistas desde principios de 2006 en este último, algo que ha ayudado a que ahora nuestra ventaja haya desaparecido con respecto a ellos. Grecia era la única que subía tipos, pero vuelve otra vez a descender hasta el 7.06%.
 

Las primas de riesgo salen perjudicadas por que Alemania está bajando más que el resto colocándose a 1.55%. Francia y Reino Unido también tienen fuertes descensos que los colocan en el 2.13% y 2.65%.
 

Estados Unidos sigue la corriente general y baja a 2.65%, perdiendo el soporte del 2.7%.
 

En el mercado de divisas, ya hemos comentado la fortaleza del franco suizo y el euro también tiene problemas contra el dólar que descienden -0.21%.