La situación se ha complicado mucho en Europa tras conocer los datos macro de Estados Unidos de hace unos minutos.

En general la situación no ha cambiado nada con respecto a esta mañana, pero las pérdidas han aumentado y, más o menos, los sectores que tienen los movimientos principales son exactamente los mismos.
 
Hay que destacar una cosa, y es la combinación de unos datos en el sector inmobiliario de junio en Estados Unidos que son peores de lo esperado con descensos claros en las ventas y que son lo último que necesitamos cuando se espera que la economía de Estados Unidos repunte, ya que son un pilar fundamental de la misma. Con esto, en las últimas tres sesiones el índice inmobiliario de Filadelfia ha tenido una muy fuerte bajada que ahora mismo lo coloca por debajo de la media de 200 sesiones nada menos, lo que significa que ahora mismo el mercado ve la cotización peor que la media del último año, algo muy significativo.
 
Por otro lado, tenemos un nuevo paso al frente de la tensión en Ucrania, ya que aparecen informaciones acerca de que Rusia podría imponer prohibición de importación de fruta con origen la Unión Europea, por lo que la extensión del daño económico sigue creciendo.
 
Al hilo de lo anterior, recordemos que el Fondo Monetario Internacional recortó las perspectivas de crecimiento por el daño económico que tiene la tensión geopolítica, por lo que ahora mismo la marea de fondo es negativa para las bolsas basada en este factor.
 
En términos generales, el súper sector de automoción y recambios sigue siendo el peor, ahora con bajadas superiores al -1.9% porque es el principal motor de descenso del índice alemán al haber perdido el soporte de los 9600 puntos y el 38.2% del retroceso de Fibonacci de la subida desde los mínimos de este año, lo que nos deja a muy poca distancia de la media de 200 sesiones con nocturno.
 
Tenemos muy pocos súper sectores en positivo y el que mejor está en estos momentos es el de bienes personales y del hogar con +0.39% pero sin ninguna razón suficientemente de peso.
 
La parte positiva que tenemos en los mercados europeos es la mejora de recomendación de Portugal por parte de Mooy’s que está ayudando a reducir la rentabilidad es en toda la periferia, y propiciando especulación con el mismo movimiento pero en Grecia.