Tenemos un día aciago en los mercados europeos porque coinciden un montón de factores en donde muy pocos son positivos.

Los factores que nos afectan son de lo más variado, desde la propia fecha en la que estamos, pasando por debacles bancarias en Portugal, datos macro peores de lo esperado y rematando la faena con resultados malos y advertencias del daño por parte de las sanciones a Rusia.
 
Comenzamos por la fecha actual, 31 julio, fin de mes, y zona propicia a ver ventas casi sin explicación por la pre pauta del primer día del mes. Tal como están las cosas, no se puede asegurar que mañana tengamos un rebote, porque pueden seguir saliendo titulares muy peligrosos.
 
Otro factor negativo, y muy peligroso, es lo que está sucediendo en Portugal, ya que tuvimos una buena noticia con esa subida del rating que tuvo hace unos días, pero banco Espírito Santo ha presentado unos resultados muy malos y en la apertura del mercado fue suspendida de cotización, también porque ayer acabó cerrando por debajo de los mínimos del mes, lo que indvita técnicamente a más ventas. Pues bien, en cuanto ha vuelto a cotizar, se ha desplomado nada menos que 50%, dañando mucho al súper sector bancario y sobre todo a la bolsa portuguesa que desciende -4.6%. Ya comentamos en su día que no entendíamos la mejora de la calificación del país porque no se estaba teniendo en cuenta el riesgo sistémico que ofrecía este banco, así que los miedos vuelven otra vez a Europa pensando en lo que pueda pasar, bien rescate o bien liquidación, ambas cosas tendrán una repercusión en la economía portuguesa.
 
Otro factor han sido los resultados macro, buenos por parte del desempleo en Alemania, pero el IPC en la Europa es más bajo de lo esperado, lo que se une al negativo de España que conocimos ayer y que vuelve a meter más presión al Banco Central Eeuropeo para que entre en acción.
 
Con respecto a los resultados empresariales, los hemos tenido muy numerosos en Europa pero por ejemplo los de Lufthansa es peor de lo esperado, Carrefour tampoco ha gustado, Sanofi buenos, EDF buenos… etc.
 
Para rematar las cosas, tenemos los efectos secundarios de las sanciones a Rusia, que cada día está más claro que van a tener una repercusión real en Europa. Una muestra de ello son las reacciones negativas que hubo en Europa ayer tras el anuncio de que las acciones por parte de la Unión Europea traerían consigo un aumento de los precios de la energía en nuestro mercado, algo que afecta directamente a Alemania. Otra muestra del efecto bumerán que va a tener Europa es el mal profit warning que ha ofrecido hoy Adidas avisando de un recorte de beneficios y una preocupación muy alta por el descenso que va a tener en Rusia.
 
En resumidas cuentas, tenemos al súper sector de cuidados de la salud como el mejor de Europa con un incremento de +0.33% gracias a los bonos resultados de Sanofi, que es uno de los mejores valores del índice francés con una subida superior al 3.5%.
 
Las petroleras también suben +0.13% gracias a un Shell que sube más del 3% por buenos resultados.
El resto de súper sectores están en negativo con los bancos como uno de los peores con un descenso de -1.68% seguido del de servicios financieros con -1.67% y bienes personales y del hogar descendiendo -1.6%.
 
Como se puede observar, el fuerte descenso del banco portugués de moda, el BES, está arrastrando a todos a la baja.
 
No podemos olvidar tampoco la fuerte decepción que está teniendo el mercado europeo por esa especie de quiebra técnica en la que se ha metido Argentina tras no llegar a ningún acuerdo con los fondos buitre, aunque ayer hubo movimientos brutales al alza apostando por una resolución del problema. Hoy también se está reaccionando ante esa situación y todos los valores que tienen presencia en Argentina están dañados.
 
Tampoco podemos olvidarnos del aspecto técnico, ya que el futuro del Ibex 35 con nocturno ayer, en los máximos del rebote desde los mínimos del mes, dejó una karakasa invertida con volumen alto, muestra de interés vendedor que ha avisado bien de lo que teníamos hoy.
 
Con respecto a futuro del índice alemán, los mínimos de la sesión se han dejado justo a la altura de la media de 200 sesiones con nocturno en donde está el 50% del retroceso de Fibonacci de la subida desde los mínimos de este año.