Europa a estas horas sigue estando en terreno negativo, aunque bastante lejos de los mínimos del día, sobre todo en el futuro del índice alemán.

La razón es una combinación de acuerdo para el Plan Junker de inversiones en Europa, ligero rebote en Wall Street (que no va muy lejos), pero sobre todo que el Bund ha creado un nuevo mínimo histórico, lo que ha ayudado a disparar al futuro del DAX reduciendo mucho las pérdidas.

Los factores negativos de la sesión siguen siendo exactamente los mismos que a primera hora de la mañana:
El euro es el gran damnificado de toda esta situación ya que contra el dólar está cayendo nada menos que un -1,2%, contra la libra -0,98%, y entre ambos están siendo el azote principal tanto del precio del crudo como de los recursos básicos.

Hoy también hemos conocido los datos de inflación en China que han repuntado un poco con respecto al mes pasado, pero hay que tener en cuenta que tenemos la festividad de su nuevo año, por lo que se distorsiona y en realidad no hay nada por lo que alegrarse, así que materias primas y crudo tampoco tienen en este punto un apoyo claro.
Como consecuencia, el súper sector de petroleras es el peor del día con un descenso de -2,52% seguido del de recursos básicos con -1,63%.

El movimiento bajista del euro es la parte de la alegría porque favorece a las exportadoras y que hay que seguir contando con él.

La parte de las lágrimas del programa cuantitativo nos llegan desde el mercado secundario de deuda, ya que dentro del fuerte movimiento bajista de las rentabilidades, Italia ha colocado la suya por debajo de la española, por lo que la prima de riesgo empieza a perjudicarnos seriamente y está haciendo que el Ibex 35 tenga problemas bajando más que muchos otros.

Empieza ya a oírse mucho el riesgo político que está cada vez más adquiriendo nuestro país con tantas elecciones por delante, y más cuando en los debates se ve que no hay un ganador claro en las primeras y eso aumenta la inestabilidad política.

Todo lo que suponga una desventaja en el mercado secundario de deuda, es negativo para la renta variable e impacta directamente el súper sector bancario, pero hemos tenido suerte ya que el mercado secundario de deuda se ha convertido en los últimos instantes en el mayor apoyo que está teniendo la renta variable europea, ya que las bajadas de rentabilidad están acelerando y mucho.

El patito feo, Grecia, sigue empeorando y ya está rozando el 10% de rentabilidad a diez años, pero el resto está bajando fuertemente.

Alemania a diez años hemos visto que ha creado un nuevo record de baja rentabilidad por debajo del 0,24%, pero es que España baja hasta el 1,23% e Italia también baja hasta el 1,2%. Como podemos ver, algo que hemos estado comentando durante todo el día es que Italia está recibiendo más apoyo por parte del mercado que España, lo que sigue apoyando la idea de que el mercado internacional de peligro de riesgo político en las numerosas elecciones que tiene nuestro país por delante.

En proporción, la deuda alemana está descendiendo más que la que la de la periferia, así que el descenso de los diferenciales no se nota tanto.

La deuda de Francia también desciende potente mente hasta bajar a diez años el 0,52%.

¿y Grecia? Pues aunque tenga movimientos alcistas de corto plazo (hoy), la deuda del país vuelve a tener problemas, si es que alguna vez no los ha tenido, y a diez años sube hasta casi el 10%, ya que la situación deja de estar clara y volvemos más o menos a estar igual que antes de acordar la famosa extensión del programa de rescate.