A esta hora el mercado sigue parado en seco en Europa, también por una apertura con dudas y de signo ligeramente negativo en Wall Street.

Tenemos factores que ayudan a que no haya movimiento esparcidos por casi todas partes, pero el más evidente de todos es esa vuelta a la tensión en Grecia por unos comentarios que han despertado otra vez lo que se creía que había quedado enterrado con el acuerdo de extensión del programa de rescate hace bien poco.
 
El mercado en Grecia sigue negativo y los bancos con fuertes pérdidas, a lo que hay que sumar que el Presidente del HSBC está testificando por las ayudas a la evasión fiscal que se ha conocido hace bien poco, por lo que está descendiendo casi el 1% y la presión bajista en el sector bancario es prácticamente completa haciendo que sea uno de los peores del día con un descenso de casi el -1%.
 
El peor súper sector del día es el de automoción y recambios con un descenso de -1,56%, que está dañando al índice alemán, pero que los principales actores de los descensos son los valores franceses, haciendo que el futuro del índice francés se uno de los peores del día con un descenso de -0,39%.
 
Debemos tener en cuenta que en los futuros sobre índices principales, la subida de las últimas sesiones se ha realizado con menos fuerza que la que tuvo lugar en la segunda parte de enero, por lo que están apareciendo ligeras divergencias bajistas en indicadores como por ejemplo el RSI.
 
Ahora mismo el mejor súper sector del día es el de tecnológicas con una subida casi testimonial del 0,24% seguida de las aseguradoras con 0,16%.
 
No nos está ayudando el dato de PMI de manufacturas de China realizado por el HSBC que pisa muy ligeramente la expansión, porque ya vimos que hay datos en su interior que son muy malos y esa mejoría no se sostiene por dentro.
Con respecto a Wall Street, las tecnológicas están dañadas por esas malas perspectivas de Hewlett Packard, también tenemos unas reservas semanales de crudo que suben más de lo esperado y una comparecencia de la Presidenta de la Reserva Federal que está diciendo lo mismo de ayer, por lo que nos faltan razones para seguir moviéndonos en este momento.
 
Punto positivo es el dato de venta de viviendas nuevas que ha quedado mejor de lo esperado y el sector inmobiliario en EEUU vuelve a sacar pecho en un entorno en donde no se esperan subidas de tipos a corto plazo ya demás mirando a la época de primavera que es muy buena para las ventas.
 
En cualquier caso, si Wall Street despertarse y atacase los máximos de ayer, Europa probablemente responda en consecuencia alejándose de los mínimos de la sesión.