- Commerzbank ha presentado resultados del primer trimestre de 2016 con unos beneficios netos de 163 millones de euros, bajando fuertemente desde los 338 del mismo período del año anterior. La cifra es ligeramente superior a lo esperado y además la bajada que ha presentado no se desvía mucho de la que han tenido otros bancos, por lo que el problema ha sido generalizado.

Las ventas caen a 2310 millones de euros desde los 2800 del año pasado, por debajo de lo esperado.

Sigue poniendo encima de la mesa un dividendo que dejó de pagar en 2007, dejando apartado cinco céntimos por acción para dicho pago. Recordemos que el gobierno alemán sigue teniendo una participación del 15% en el banco.
Comentan que van a seguir intensificando los esfuerzos para poder mitigar en la medida de lo posible los efectos de los tipos de interés negativos, intentando mantener a raya los costes este año y estables. Recordemos las peleas constantes del Banco Central Europeo con los alemanes precisamente por el daño a los ahorradores que suponen los tipos negativos, aunque el Banco Central Europeo se defiende diciendo que la sociedad no sólo hay ahorradores, hay asalariados, personas endeudadas, que se están beneficiando de los tipos tan bajos.

El problema son las perspectivas de todo el año, ya que teniendo un comienzo de 2016 tan malo, ellos han admitido que será mucho más difícil alcanzar un beneficio neto de 1060 millones de euros que es lo que consiguieron en 2015, así que el comentario va en línea con lo que dijo DT Bank, un año en donde no se podría ganar nada, o muy ligera ganancia o muy ligera pérdida, pero en este caso en cuanto a crecimiento de beneficios.

Un comentario que ha hecho también es común al resto de bancos, ya que la incertidumbre que existe ha perjudicado mucho a la banca de inversión y ha generado mucha quietud entre sus clientes.