Primero de todo, lo que nos encontramos en el mercado de divisas en donde el eurodólar está subiendo 0,3% y creando un nuevo máximo anual en 1,1237.

Esto se está notando mucho en los mercados financieros y algunos súper sectores son los más dañados, por ejemplo el de automoción y recambios que desciende -0,85%, una presión bajista importante para el índice alemán, pero es que además el industrial también desciende -0,33%, por lo que el daño es claro a las exportadoras de la zona euro.

Por otro lado, el segundo factor está dentro del sector bancario, con descensos cercanos al -0,45%. Uno de los protagonistas es el sector español con valores como Popular o Bankia liderando las bajadas.

En estos momentos prácticamente todos los ojos están haciendo una valoración rápida de lo que pueda pasar en nuestro país tras las primarias del partido socialista. En estos momentos, el Ibex fue uno de los más dañados esta mañana por el mal comportamiento de los bancos, pero la subida del euro está haciendo que el resto de índices vaya más o menos a la par.

Con los datos macroeconómicos que hemos tenido los últimos trimestres, muchos pensaban que España sería capaz de seguir más o menos el ritmo de Alemania en cuanto a mejoras económicas, pero el análisis político que se está haciendo en el día de hoy, hace que todos los ojos busquen una comparación más realista con Italia, por lo que debemos estar atentos al diferencial entre ambos países para saber si se ve una amenaza para el crecimiento la inestabilidad política o en qué momento empieza a considerarse como un peligro serio.

La debilidad del Gobierno actual es palpable y si entramos en una época en donde los tipos de interés por parte del BCE van a dejar de apoyar la bonanza económica, es el peor escenario para nuestro país, pues un posible nuevo Gobierno que nade a contracorriente cosechará otra vez ineficiencia económica que será todavía más acusada y no dispondremos del apoyo de las medidas del BCE que han estado tapando tanto riesgo político que hemos atravesado los últimos meses.

Por lo tanto, debemos estar atentos a los marcadores de riesgo de nuestro país como por ejemplo los diferenciales con otros países o incluso los diferenciales de la deuda, sobre todo en todo tipo de comparativas con Italia que es al país al que nos parecríamos más, y su economía no es especialmente puntera.