Euforia inicial y sustos al final por la tensión en Ucrania, no obstante el mes termina de forma brillante con el S&P 500 tocando máximos históricos.

En una jornada de volátil con susto incluido finalmente El Dow Jones terminó con subidas del 0,3%, el S&P 500 del 0,3%, aunque a poco más de media hora del cierre llegó a estar casi -0,5%, y el Nasdaq terminó bajando el 0,3%.

 

Inicialmente las subidas fueron mucho más fuertes, con el S&P 500 tocando nuevos máximos históricos.  Los datos macro del día, y el eco de las palabras de Yellen del día anterior afirmando que por el tema de la nieve igual había que ralentizar el tapering (cosa que vemos bastante improbable) impulsaron las cotizaciones de nuevo al alza, a pesar que Europa contagiaba un cierto pesimismo.

 

Pero cerca del cierre, hubo una furiosa oleada de ventas. Y todo ello tras las noticias de que el presidente en funciones de Ucrania acusaba de forma directa a Rusia de invadir Crimea. Las cadenas de televisión americanas difundían además en ese momento  datos con la noticia de que varios aviones militares rusos invadían el espacio aéreo de Ucrania.

 

Varios fondos empezaron  a vender acciones tecnológicas porque no querían quedar abiertos por si Rusia hacia alguna de las suyas durante el fin de semana. Las ventas de han contagiado rápidamente a todos los demás índices y a los futuros sobre índices que aún estaban abiertos en Europa. Pero al final ha cerrado con alzas moderadas en otra remontada final, mostrando lo que cuesta cambiar la dirección de una tendencia tan profunda como esta.

 

El Nasdaq no consiguió finalmente remontar el vuelo

 

En el mes finalmente el Dow Jones termina con subidas del 4%, el S&P 500 del 4,3% y el Nasdaq sube el 5%.