Al Banco Central Europeo se le nota ya cierto tono de desesperación porque es que ya no sabe qué decir o hacer para que los gobiernos se pongan las pilas y hagan su parte del trabajo. De todos es conocido los que los bancos centrales dicen una y otra vez que no se puede confiar totalmente en la política monetaria para solucionar todos los problemas, y que los gobiernos deben hacer reformas cuanto antes.
 
Pues bien, hoy ha dicho que para poder aumentar el crecimiento potencial y fortalecer los pilares de nuestra unión monetaria y económica, necesitamos reformas estructurales bien secuenciadas y comprensivas de todos los estados miembros, al igual que a niveles de unión europea y las necesitamos ahora.
 
Vuelve a decir que el paro juvenil es un problema muy serio al que se enfrenta la zona euro, ya que dice que a pesar de ser la generación mejor formada, tienen más problemas para poder entrar en el mercado laboral. Dice que el desempleo juvenil supera al desempleo total en todos los países y para todo el área hay una diferencia asombrosa del 12%. Este factor ya esta dañando la economía porque los jóvenes que quieren trabajar son incapaces de encontrarlo y en donde puedan desarrollar sus habilidades. Para poder evitar crear una generación perdida, necesitamos actuar de forma rápida. Vuelve a decir que las pruebas muestran que una mayor flexibilidad en el mercado laboral reduce la tasa de desempleo estructural, al mismo tiempo que a la a Grecia, Portugal, Italia y España por haber hecho un mercado laboral menos restrictivo.