Es un valor con poca liquidez, lo que significa que cuando entra una cierta cantidad de dinero, se puede mover bastante el precio, por lo que es difícil realizar operaciones intradía y lo mejor es mirar gráficos de largo plazo.
 
Como se podrá observar en el de semanas, se marcó perfectamente un suelo en la cotización en los mínimos de 2015 que coincidieron con la sobreventa del mismo. La figura en cuestión es una llamada libélula que tuvo incremento de volumen y la semana posterior también tuvo una mejora bastante importante. De momento no hemos atacado esa zona, por lo que la entrada sigue siendo válida.
 
La situación mejoró hace bien poco ya que consiguió superar la directriz bajista desde los máximos de 2014, también en sobrecompra. Ahora, tenemos como máximo anual la media de 50 semanas que ya actuó como resistencia en los máximos de 2015.
 
El RSI también ha conseguido superar su propia directriz bajista desde los máximos en sobrecompra de 2013 y mantiene una tendencia alcista bastante clara que debe ser tomada como referencia por si aparecen nuevas presiones bajistas en forma de intento fallido por parte de la acumulación distribución de romper el canal bajista que dibujó durante 2015.
 
Por lo tanto, el mínimo aguanta, rotura de tendencia pero ahora hay que estar pendiente de cualquier señal que pueda avisar de que volvamos otra vez a buscar la directriz bajista y poner en peligro el cambio de tendencia.

clinia