Hace un mes redujimos el crecimiento previsto en Brasil para los dos próximos años hasta niveles de 0.9 % y 1.2 % respectivamente, frente a  1.3 % y 1.8 % anterior.  Parte por la debilidad del crecimiento observado en los primeros meses del año, pero es que tampoco vemos argumentos adicionales para esperar que la recuperación se acelere en los próximos trimestres.

Algo más de un mes atrás también el Banco Central de Chile revisó a la baja su pronóstico de crecimiento para el País, hasta niveles de 2.5/3.5 % este año (3./4 %). ¿La razón? La debilidad del crecimiento del consumo privado.

Por último, un mes atrás el Banco Central de México sorprendió al mercado con un descenso de su tipos de interés oficial en medio punto, apoyado en cuatro argumentos: 1. Un comportamiento mejor de lo previsto de la inflación; 2. Manejo ordenado de las cuentas públicas; 3. El previsto inicio de los tipos de interés oficiales en el futuro en USA; 4. La debilidad mayor de lo esperado de la actividad.

Muchas referencias durante la semana en la zona.

En Chile esperamos la publicación del indicador de actividad, de la blanza comercial y la inflación.
En Brasil estaremos pendientes a la publicación de nuevos datos semanales de inflación.
En México esperamos también la publicación del indicador de confianza, inflación, inversión y la producción industrial.

¿Puede volver a sorprendernos el Banco Central con un nuevo recorte de los tipos de interés en México? No lo esperamos, por el momento. Por un lado, el propio Banco Central consideró que con el recorte de tipos no habría movimientos a corto plazo. Y de hecho, esperamos un sesgo neutral de la Reunión.

José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España