Wall Street que la víspera había tenido un buen día gracias a la decisión del BCE ayer se reenganchó de nuevo con más alzas, en esta ocasión tomando como excusa el dato de empleo aunque la realidad es que fue más o menos en lo esperado. Realmente no hacen falta excusas para las tendencias alcistas.

Llama mucho la atención la muy fuerte bajada del VIX del 8,1% hasta la cota de 10,73, un nivel no visto desde febrero de 2008.  Su media histórica es de 20.

El dinero rotó ayer hacia sectores cíclicos, es decir que se favorecen de un buen ciclo económico, y así los industriales suben 1% y los de energía suben 0,8%. Mientras el muy defensivo sector de cuidados de salud bajó 0,1%. Esto es un buen signo para el mercado, ya saben que el mejor sector de los últimos siete meses ha sido el de utilities, algo totalmente inusual, cuando este es un sector tranquilo donde se suele buscar el dividendo más que la revalorización en sí que suele ser moderada.

En la semana tenemos una subida del Dow Jones del 1,2%, del 1,3% en el S&P 500 y del 1,9% en el Nasdaq. El Dow Jones consigue subir un 2% en el año, y de nuevo en zona de máximos históricos.

El volumen quedó por debajo de la media del último mes.

La sobrecompra alcanzada es muy notable. El S&P 500 ronda las 2,5 desviaciones estándar sobre su media de 50, lo cual es la mayor distancia desde mayo de 2013. Según datos de Bespoke el 87% de los valores del S&P 500 están por encima de la media de 50, lo cual no se veía desde octubre de 2013.