Wall Street terminó el viernes en positivo tras estar gran parte de la sesión en rojo, gracias al típico rebote de última hora.

 

El motor del rebote estuvo en el Russell 2000, que terminó al alza de 0,6% cuando durante la sesión llegó a bajar bastante, alcanzado una pérdida acumulada de más del 10% desde los máximos de semanas atrás. Aun así el Russell termina la semana perdiendo el 0,4%.

 

El Dow Jones terminó subiendo el 0,27%, el S&P 500 el 0,37% y el Nasdaq el 0,52%.

 

En la semana el Dow Jones baja 0,6%, el S&P 500 baja 0,03% en esa tónica ultra lateral que tiene con rangos de movimientos mínimos y el Nasdaq termina subiendo el 0,5%.

 

El futuro del mini S&P 500 consiguió aguantar por encima del soporte que le forma la media de 50 días. Este nivel sigue siendo clave.

 

Verizon fue otro de los motores de la subida final al ganar el 2,3% y arrastrar a su sector tras haberse conocido el día anterior que Warren Buffett había comprado más de 10 millones de acciones del valor durante el primer trimestre. Es decir casi 50 millones de dólares en estas acciones.  Por su parte en tecnológicas Applied Materials subió más del 8% en reacción a su informe de ventas, y teniendo en cuenta su peso entre las tecnológicas fue clave en el alza final del Nasdaq. Autodesk subió previsiones y subió también más del 8%.

 

Y otra razón más para las subidas finales. El subidón de JC Penney del 16,2% lo cual arrastró al sector de consumo discrecional, donde este valor tiene mucho peso a una subida del 0,7%.

 

En Reuters comentan además, que pudo influir mucho también los movimientos de ajustes de carteras propios de un día de vencimiento de opciones como fue este viernes.