Cierre al alza en Wall Street. Al final el Dow Jones cierra subiendo 0,20% a nuevos máximos históricos, el S&P 500 sube 0,13%, y el Nasdad sube 0,50%. 1 valor acompaña al Dow Jones a máximos.




En la semana el Dow Jones sube 0,4%, el S&P 500 sin embargo baja 0,1% y el Nasdaq termina considerablemente a la baja con una caída del 1,3%.

La subida de IBM fue clave para el Dow Jones.

Ya saben que inmediatamente tenemos que ver con cuantos valores ha tocado el Dow Jones máximos, pues cuando pocos acompañan al índice es señal de agotamiento. Un solo valor cerró en máximos Mc Donalds. Mucho cuidado con esto. En total fueron 6 de los 30, los que están a menos del 2% de máximos. Es decir el 20%.  Alarma también por aquí. El indicador está subiendo por muy pocos valores. 8 valores están a más del 9% de máximos. No es una subida sana.

No es tan tranquilizador ver los gráficos del Nasdaq y del Russell, ambos muy parecidos, que amenazan con un severo cambio de tendencia si hubieran más ataques a la baja la semana que viene. El Russell durante la sesión llegó a perder 10% desde los máximos de hace semanas, para remontar al final, pero nadie las tiene todas consigo. La enorme divergencia entre estos valores y los índices grandes preocupa bastante, aunque como comentaremos más despacio el lunes en otras veces que ha aparecido históricamente no ha supuesto problemas finalmente para los índices grandes, simplemente cuestión de seleccionar.

El sectorial de consumo discrecional también fue clave en la subida de ayer con Gap subiendo más del 3% tras dar esta cadena de tiendas ventas de abril que han superado las previsiones de los analistas.

Apple limitó las ganancias, tras la noticia de que iba a comprar Beats Electronics. El mercado cree que Apple está pagando demasiado por esta compañía. Algunos especulan que no vale ni la mitad. Es difícil saber cuanto vale nada en este berenjenal de sobrevaloraciones que dominan el mundo tecnológico.

Los valores del sectorial de cuidados de salud subieron 0,6% gracias a la subida de Merck por buenas noticias sobre sus medicamentos.

En cuanto a la campaña de resultados, no está siendo mala. Es importante destacar que si calculamos el ratio de compañías que suben previsiones y las que bajan, este sale por primera vez en positivo, desde el año 2011. Por poco pero positivo. Y esto no es mal signo precisamente.