Ligeras alzas al final, y el Dow Jones a la baja lastrado por los resultados de IBM. Estos fueron los factores clave en la sesión.

Wall Street consiguió el viernes seguir al alza, aunque el Dow bajó ligeramente, gracias al rebote de hace unos días en niveles técnicos importantes, como la media de 100 del futuro del mini S&P 500 o la media de 200 en el Nasdaq Composite.  El Nasdaq estaba muy sobrevendido cuando llegó a esa media, incluso ahora con lo que ha rebotado sigue a más de 1 desviación estándar por debajo de su media de 50.
 
 
Al cierre el Dow Jones bajaba 0,1%, lastrado por IBM, el S&P 500 subía el 0,1% y el Nasdaq subía el 0,2%.
 
 
Las ganancias quedaron limitadas por las bajadas de dos grandes valores como IBM que cayó el 3,3% y Google -3,7% que no dieron buenos resultados.
 
 
Bespoke publica un estudio muy interesante, sobre las otras ocasiones, que no son muchas, en las cuales Google e IBM bajaron con fuerza el día de la publicación de resultados. Al cabo de un mes el S&P 500 bajaba de media 2,27% cuando la media normal era de +0,55%. En la semana siguiente a la publicación -0,06% cuando la media normal es de +0,03%.
 
 
Compensaron los resultados de Morgan Stanley que subió el 2,9% y también los de Goldman que igualmente fueron mejor de lo esperado, si bien al final cerró subiendo solo el 0,1%.
 
 
General Electric también dio buenos resultados, y terminó subiendo el 1,7%.
 
 
De momento la campaña va bien, con un 63% mejor de lo esperado, frente al 56% habitual, aunque es demasiado pronto aún.
 
 
El VIX ha bajado en la semana nada menos que el 21,3%, es decir la mayor bajada de la volatilidad semanal desde enero de 2013.
 
 
A destacar que el gran rival de Intel, AMD dio resultados después del cierre, mejores de lo esperado con lo cual subía en el mercado fuera de horas el 2,9%.
 
 
Los bonos tuvieron problemas, y hubo subidas de rentabilidad en los bonos a 10 años de 10 puntos básicos, algo que no se veía, desde la intervención de Yellen en la que dijo aquello de que los tipos subirían 6 meses después de la finalización de la QE, según datos de Bespoke.

El volumen en las bolsas quedo claramente por debajo de la media habitual.