Hoy hemos visto cómo el PMI de manufacturas calculado por el HSBC ha mejorado un poco y se ha colocado otra vez en una ligerísima expansión, pero con algunos componentes bajando demasiado y poniendo en duda la benevolencia del dato.

Pues bien, justo cuando la baja inflación e incluso la deflación se está apoderando de todo el planeta, el banco central de China ha dado la alarma por el aumento del riesgo de deflación.