Hoy hemos vuelto a tener una tanda importante de datos macro de China que siguen subrayando la situación de debilidad económica de la que ya tuvimos muestra, no sólo durante meses, sino también por ese muy mal número de exportaciones y además los comentarios desde el Gobierno diciendo que deben prepararse para pasar nuevas dificultades económicas.

Pues bien, hoy hemos conocido que la cifra de inversión directa ha crecido 13,5% con respecto al mismo periodo del año anterior, pero supone un ligero descenso con respecto a la del mes anterior que fue del 13,9% y además es peor de lo esperado porque el descenso era sólo del 13,8%. Parece que en términos generales es muy poco significativo, pero sí va montando una tendencia que cada vez es más constante.

Recordemos la advertencia de ayer del Fondo Monetario Internacional en donde la primera subida de tipos en Estados Unidos podría traer problemas a los mercados emergentes, y es precisamente esa salida de capital que se produciría tras el ingreso de dinero cuando se generó el programa cuantitativo en Estados Unidos al presionar a los inversores a los mercados emergentes, que es donde estaba el crecimiento en ese momento.

Con respecto a lo anterior, tenemos que el producto interior bruto del primer trimestre de China ha crecido 1,3%, lo que supone un descenso con respecto al 1,5% anterior y además también es peor de lo esperado porque se esperaba un descenso hasta el 1,4%. En la interanual tenemos un crecimiento del 7%, que es lo esperado, pero bajando desde el 7,3% anterior.

Siguiendo con las malas cifras, también tenemos malas noticias en las ventas minoristas de marzo, ya que han crecido 10,2%, bajando desde el 10,7% anterior, y además la cifra también es peor de lo esperado porque se esperaba un ligero incremento hasta el 10,9%. En este sentido, recordemos que Burberry hoy ha presentado cifras de ventas qué tanto en Europa como en estados unidos han conseguido compensar algo los problemas de Asia…

Para terminar, la producción industrial de marzo también desciende hasta un crecimiento del 5,6%, una bajada ya notable desde el 6,8% anterior y también bastante peor de lo esperado que era un incremento hasta el 6,9%.
Ayer ya lo comentábamos con las exportaciones, y hoy volvemos a tener otra vez una sensación de problemas bastante importante porque se esperaba que todo repuntase tras la festividad del nuevo año lunar, algo que no se está produciendo.

¿Y cómo se toma el mercado esto? Pues en general genera una presión alcista en los mercados porque todo el mundo se pone a pensar que el Gobierno va a tener que a pisar más todavía el acelerador para poder sostener el crecimiento y mantenerse en ese 7% que tiene como objetivo para este año, que es ligeramente superior a las expectativas del Fondo Monetario Internacional para el país que ronda los 6,8%.