Pongámonos en antecedentes. Los precios del mineral de hierro se dispararon recientemente por una pauta estacional en la creación de acero en China y las buenas exportaciones del país al resto del mundo a unos precios que ponían en peligro la supervivencia de los sectores locales.
 
Como la policía no es tonta, Australia ha sido el primer país que le ha puesto a aranceles a esas exportaciones para intentar proteger su propia industria. Si las exportadoras chinas tienen problemas para colocar su producto, la subida de precios de los minerales involucrados en la creación del acero, amenazaban y ponían en peligro los márgenes de esas empresas. El gobierno dio un aviso al regulador del mercado de materias primas de China y lo que hizo fue encarecer las transacciones. Al encarecerse y empeorar las perspectivas de exportaciones del país, los operadores han empezado a soltar posiciones, lo que ha hecho que en los últimos días los precios del mineral de hierro se estén desplomando. Vean una tabla con los contratos desde mayo de 2016 hasta abril de 2017 en esa bolsa:

 
dalian


Pues bien, como cambiar las reglas de operativa a su antojo siempre sientan mal a sus operadores y eso acaba teniendo repercusión en el propio mercado, se sacan otra ocurrencia diciendo que va a recortar las tasas de transacción para todas las operaciones que no sean intradía en el carbón, mineral de hierro y otros materiales necesarios para la creación del acero. La transacción para operaciones de más de un día se colocará en el 0,006% y empezar a tener efecto el martes que viene. Esto llevará a recalcular todo y los operadores volverán a reaccionar, añadiendo incertidumbre. Da la sensación de que la única manera de controlar el mercado es acorralar a los operadores.