Desaceleración en la evolución de la producción industrial. De hecho, desaceleración de todos los indicadores conocidos en los últimos días.
 
La producción industrial crece un 6 % en abril, por debajo del 6.8 % anterior. Pero también más bajo de lo esperado.
Mineras e industria pesada han liderado el menor crecimiento el mes pasado.

Aunque lo cierto es que también se observa moderación en el ritmo de crecimiento de las industrias exportadoras.
 
La inversión también desacelera su crecimiento hasta un ritmo del 10.5 % anual, frente al 10.7 % previo.

Y desaceleración en la evolución de sus componentes: desde infraestructuras hasta la empresarial manufacturera. En este último caso, niveles de crecimiento del 6 % que son los más bajos de la reciente historia.
 
Por último, las ventas al por  menor moderan su avance en abril hasta un 10.1 % desde el 10.5 % anterior. Y de nuevo, peor de lo esperado.
 
Al final, unos datos que coinciden al indicar que la recuperación apoyada en el crédito sigue siendo titubeante e incierta.

En los últimos días hemos escuchado rumores sobre la posibilidad de un paquete de infraestructuras similar al aprobado al principio de la Crisis.

José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España