En una entrevista en un programa de radio dice que los tipos de interés oficiales no alcanzarán los niveles que podrían considerarse normales en tiempos pasados ya que hay un cierto número de factores que van a seguir siendo un lastre para la economía en los próximos años como por ejemplo los altos niveles de endeudamiento de los hogares, algo que parece común en todas las sociedades avanzadas.

Dando un vistazo a la situación de Europa de forma global, él cree que las exportaciones van a seguir siendo fuertes en su país por problemas económicos que tienen en el continente y por ello espera una libra fuerte.

Algo que puede ser negativo para la economía es su comentario acerca de que los bancos van a tener que aumentar el coste de los préstamos a los negocios y a los hogares porque les va a costar más dinero alcanzar los niveles que van a ser exigidos por norma.

Dice que la fecha de la primera subida de tipos es incierta, pero duda que suba por encima del 2,5% hasta 2017, que es la fecha máxima de las previsiones del BoE.