Hoy tenemos el día muy positivo en los mercados europeos, algo que se ve claramente cuando vemos que todos los súper sectores del Stoxx 600 están en positivo y subiendo más del 1%.

Los dos factores principales que han ejercido un momento positivo en los mercados son tanto China como Grecia.

El más cercano de todos, Grecia, ha rebajado su preocupación al filtrarse algunas de las propuestas que quiere hacer el gobierno heleno y de momento parece que se acercan mucho a lo que quieren los acreedores, pero la esperanza a la que se está apostando en el día de hoy en los mercados financieros internacionales, no es garantía de que sea aceptada la propuesta por los acreedores porque hay demasiadas cosas encima de la mesa que exceden el plano económico, se mete en el político, y hasta llegan no sólo al geoestratégico sino también al corazón del sentido de una Unión Europea.
La influencia de lo anterior se ve en que el súper sector bancario que es uno de los mejores del día subiendo 2,76%, con algunos valores en España subiendo más del 4% como por ejemplo el banco Santander o Bankinter.

El segundo factor positivo, que en el fondo no lo es tanto, es una cierta estabilización que se ha visto en los mercados de China, que han cerrado en positivo, pero no por una mayor confianza de los inversores, sino casi por obligación por parte de las nuevas normas impuestas por el gobierno a los mercados, como por ejemplo la imposibilidad a grandes accionistas de deshacerse de sus posiciones, ponerse a comprar empresas pequeñas o incluso perseguir policialmente aquellos que hayan intentado acertar los movimientos bajistas utilizando posiciones cortas en sus mercados.

Por lo tanto, el buen ambiente que llega desde China es totalmente virtual, ficticio y temporal, porque la realidad aparecerá cuando se empiecen a revertir esas medidas y todas las órdenes de venta que se han acumulado en las últimas semanas, empiecen a entrar en el mercado. Muchos creen que el Gobierno va intentar por todos los medios que, antes de que suceda eso, las bolsas recuperen sus niveles previos al descalabro, teniendo en cuenta que casi el 40% de las acciones no está cotizando. La impresión que está dando al mercado el Gobierno chino es que ante una situación de crash bursátil, al final está prohibido vender, lo que corta la libre acción del mercado.

La situación de China y de Europa, en una especie de calma que recuerda mucho a estar en el ojo del huracán, donde hay calma pero no nos evita estar fuera de peligro, es lo que está haciendo que ahora mismo el súper sector de automoción y recambios sea el mejor del día subiendo casi el 3%, apoyando al índice alemán a no buscar los mínimos de las últimas dos sesiones y poner en peligro la media de 200 sesiones, aunque en gráficos de 30 minutos prácticamente toda Europa ha entrado en sobrecompra.

Por otro lado, el de servicios y bienes industriales es el peor del día subiendo 1,48% junto con viajes y ocio que sube 1,54% apoyado por una fuerte mejora de las aerolíneas al ver que el crudo está rondando los 52,00 $, muy lejos de esa resistencia de los 60,00 $.

El mercado sigue preso de una operativa basada en titulares, pero de momento no los hay negativos.