Europa comienza la semana con unos ascensos superiores al 2% y que hace que el futuro del índice alemán en gráficos a días con nocturno se ponga a atacar la zona de máximos del jueves pasado en donde tuvimos un retroceso que generó una sesión del viernes bastante mala.
 
Una de las razones de este nuevo empuje de los mercados, incluido Wall Street porque el nocturno está subiendo casi el 1% de media, está en ese nuevo repunte del precio del crudo que se sitúa otra vez por encima de los 30 $ apoyado en el dato de recuento de instalaciones petrolíferas activas realizado por Baker Hughes en donde las cifras siguen bajando, pero la diferencia con respecto al año pasado ya está rondando las 700, cuando hace muy pocas semanas todavía estaba por encima de las 1000, mostrando que hay una estabilización en el sector, algo positivo para el precio del crudo que recordemos está apoyado también, creando esa especie de zona de soporte que va entre los 20 $ y los 30 $, por ese acuerdo de congelación de producción de algunos productores.
 
Por otro lado, hoy hemos puesto encima de la mesa el dato preliminar de los PMI tanto de la zona euro, como de Francia y de Alemania, y en estos últimos hemos visto que algunos apartados se ha metido en contracción, como el sector de servicios en Francia, o rozando la misma en los sectores de manufacturas.
 
Lo anterior ha generado algo de turbulencia en el mercado porque es un arma de doble filo, pues por un lado se ve que la debilidad está afectando más todavía a la zona euro, pero por otro son razones para pensar que el Banco Central Europeo no le quedará otro remedio más que el mes que viene revisar la política monetaria de forma fuerte para evitar una mayor contracción de toda la situación.
 
La otra cara de la moneda precisamente la presenta la situación del mercado de crudo, ya que recordemos que la Reserva Federal sigue apostando por que las presiones inflacionarias que vienen por el sector son temporales, mostrando una apuesta firme a que en el futuro habrá un acuerdo que haga levantar los precios y reduzca la presión deflacionaria de este factor. A diferencia de la Reserva Federal, el Banco Central Europeo dice que quiere y es deseable minimizar los efectos secundarios de un bajo precio del crudo durante más tiempo del esperado, lo que se distancia en cierto modo de esa apuesta de los norteamericanos y abre la puerta a tomar más medidas incluso con una ligera recuperación de los precios del crudo.
 
Ahora mismo todos los súper sectores del Stoxx 600 están en positivo con especial acento en el de recursos básicos que sube 2,82%, el de automoción y recambios 1,7% y los bancos están subiendo solo 0,81% pues el banco que más pondera, el HSBC, está en negativo -3,6% al presentar pérdidas en el último trimestre del año pasado.