Ayer conocimos el dato de inflación en Brasil de febrero.
Los precios han subido un 1.33 % en la primera mitad del mes frente al periodo anterior, por encima de lo esperado.
La inflación anual repunta con fuerza hasta un 7.36 %, por encima del 7.14 % de enero. Se trata del mayor nivel de inflación desde febrero de 2003 en cifra mensual y el mayor nivel desde 2005 en cifra anual.
Mis economistas esperan que la cifra de inflación para el conjunto del mes incluso supere este nivel de inflación, pudiendo alcanzar niveles de 7.6 %.


¿Cómo se explica esta inflación por componentes? En definitiva...

1. Educación, con niveles de inflación de 5.98 % (6.05 % un año atrás)
2. Vivienda, con inflación del 2.17 %
3. Factura energía moderándose hasta niveles de 7.7 %, casi un punto por debajo de los niveles de enero
4. Coste de transporte al alza un 1.98 %, acelerándose desde 1.8 % en enero
5. Alimentos con subidas de los precios del 0.85 %, pero menor subida frente al 1.48 % anterior
6. Los precios del sector servicios con subida del 8.7 %, sin cambios desde enero

Al final, la inflación subyacente aumenta a ritmos del 0.95 % mensual y por encima del 12 % en cifra anualizada.


¿Crecimiento? Nosotros esperamos que la economía brasileña mantenga un crecimiento plano este año, tras un dato también nulo durante 2013.
Pero esperamos que la inflación anual sea del 6.7 % en 2015, al alza desde el 6.3 % del año pasado.
Déficit corriente del 3.8 % del PIB, déficit público del 5.3 % del PIB y deuda por encima del 67 %.

¿Cuál es la clave? Ajustar precios para reducir subsidios y subida de impuestos, con el objetivo de luchar contra el deterioro de las finanzas públicas. Y naturalmente, ineficiencias y rigideces del proceso productivo. Sí, estas son las claves detrás de la elevada inflación en Brasil.

No, Brasil no es ningún ejemplo por el momento para acelerar la inflación.
Seguiremos investigando para encontrar la clave que nos permita una mayor inflación a futuro.


José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España